México

Nombran a Rosendo Gómez como encargado de la Fiscalía del Caso Iguala

El abogado tabasqueño Rosendo Gómez Piedra, quien no ha ocupado cargos de procuración de justicia por lo menos en la última década, fue nombrado como encargado de despacho de la Fiscalía del Caso Iguala.

Segúnpublicó este miércoles Reforma, Omar Gómez Trejo renunció a la titularidad de la Unidad Especializada en Investigación y Litigación del Caso Ayotzinapa (UEILCA) e hizo la entrega formal de su oficina al funcionario que hasta el viernes pasado era el director jurídico del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

En la entrega-recepción del encargo, estuvo presente Sara Irene Herrerías, titular de la Fiscalía Especializada en materia de Derechos Humanos de la Fiscalía General de la República, confirmaron funcionarios de la dependencia.

En la currícula del nuevo encargado de la investigación ministerial de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa no aparece ningún cargo público previo relacionado con la procuración de justicia o el derecho penal.

Buena parte de su carrera en el servicio público la ha hecho en Tabasco, donde ocupó cargos relacionados con la justicia laboral o electoral. En la administración pública federal sólo ha estado en dos dependencias y en una de ellas sólo por 8 meses.

A principios de la década pasada, Gómez Piedra fue nombrado presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco.

Del 2013 al 2018 fue secretario de Gobierno de Tabasco, en el sexenio de Arturo Núñez, y entre el 2019 y 2020 -cuando el gobernador era Adán Augusto López, hoy secretario de Gobernación, se desempeñó como presidente del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje.

Gómez Piedra entró al Gobierno federal el 1 de octubre de 2020 como abogado general y comisionado para la transparencia de la Secretaría de Bienestar, cargo en el que permaneció un año con tres meses.

El 25 de enero del presente año fue nombrado director Jurídico de Fonatur, el organismo encargado de la construcción del Tren Maya, uno de los proyectos insignia del gobierno del presidente Andrés López Obrador.

Omar Gómez Trejo renunció a la UEILCA el pasado 15 de septiembre, pero trascendió su salida hasta el 26 del mismo mes, día del octavo aniversario del crimen contra los 43 normalistas.

Su salida ocurrió luego de que le arrebataran el poder de decisión sobre las indagatorias y procesos bajo su encargo, y de que la Fiscalía de Asuntos Internos de la FGR iniciara una visita para indagar las actuaciones y el proceder de los fiscales en sus indagatorias.

Gómez Trejo formalmente renunció un día después de que le notificaran que un agente del Ministerio Público Federal, ajeno a su Fiscalía, se había desistido de 21 de las 83 órdenes de aprehensión giradas por el Caso Iguala, entre ellas las de 16 militares de los 27 y 41 Batallones de Infantería.

Isaías Flores Hernández, el MP adscrito al Juzgado Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales de Toluca, presentó el desistimiento de los mandamientos judiciales sin consultarlo con la UEILCA.

Este fue el segundo golpe interno a la autoridad del fiscal saliente, pues el 15 de agosto pasado la Fiscalía de Asuntos Internos comisionó a los fiscales Lidia Bustamante Vargas y Sergio Armando Navarro Márquez, a la unidad que estaba bajo el mando de Gómez Trejo.

Sin avisarle al titular del organismo investigador, estos 2 funcionarios tramitaron y obtuvieron la orden de aprehensión contra Jesús Murillo Karam, exprocurador general de la República, quien fue detenido el 19 de agosto en las Lomas de Chapultepec, según informaron allegados al caso.

El día en que Murillo fue capturado, precisó Reforma, Gómez Trejo había viajado a Israel para gestionar la entrega de Tomás Zerón de Lucio, exjefe de la Agencia de Investigación Criminal. El fiscal se enteró por sorpresa de la detención al bajar del avión.

Gómez Trejo fue secretario ejecutivo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), organismo que acusó la semana pasada al Fiscal Alejandro Gertz Manero y al Ejército de poner en peligro la resolución del Caso Iguala por las presiones a la UEILCA.

Con información de Reforma

Botón volver arriba