Nuevo tratamiento para las ventanas podría capturar la contaminación

La contaminación del aire es un problema que afecta a numerosas ciudades del planeta. El tráfico o las fábricas que no controlan sus emisiones dibujan en los cielos urbanos una auténtica nube de smog. Por eso, cada vez que sale una información sobre proyectos que luchan por acabar con este trágico problema solo podemos celebrarlo.

En este caso la noticia está en la propuesta de un equipo de científicos de la Universidad de Stanford en California y de la Universidad de Tsinghua en Beijing, quienes han presentado unas ventanas capaces de retener la contaminación. Para ser más exactos, se trata de una serie de polímeros que contienen nitrógeno y  que suelen encontrarse en objetos como los guantes de goma o en las tiendas de campañas, y que pueden retener la mayoría de los contaminantes presentes en el aire.

Este material podría integrarse en las ventanas creando una pantalla de nano fibras añadidas a la superficie de los cristales que podría ser clave para arquitectura de ciudades como Nueva York, Shanghái o Pekín. El polímero se aplica sobre la superficie mediante soplado, una técnica parecida a una especie de pulverizado. Una corriente de aire deposita gotitas de la solución con el polímero que forman una capa extremadamente fina de nano fibras capaces de mantener a raya las partículas contaminantes y que, de otro modo, entrarían libremente en los edificios.

Las pruebas que contiene el informe publicado en Nano Letters aseguran que una ventana cubierta con la capa de nano fibras situada en Beijing, bajo condiciones de aire severamente espeso y lleno de contaminación, consiguió filtrar durante 12 horas el 90 % de las partículas dañinas.

Por ahora este polímero no puede terminar por completo con el problema de la contaminación urbana, pero sí conseguir que, al menos, nuestras casas sean lugar más seguro y respirable.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios