Organismos y tecnología, soluciones de ahorro energético

Células fotovoltaicas basadas en helechos

Los científicos de la RMIT University de Australia se han inspirado en las estructuras fractales de los helechos para desarrollar un nuevo tipo de electrodo con una capacidad hasta tres mil veces mayor que los sistemas de almacenamiento eléctrico actuales. Las hojas de esta planta tienen una gran densidad de venas que permite almacenar energía y transportar agua a través de toda su estructura de una manera sumamente eficiente. Aunque esta tecnología aún está muy “verde”, el prototipo, que utiliza una película de grafeno, podría abrir la puerta a células fotovoltaicas capaces de recolectar y almacenar energía en un solo dispositivo.

Los tiburones dan clases de vuelo

Uno de los sectores donde más avances se han hecho en la eficiencia del consumo energético es el de la aviación. Cada nuevo modelo de Boeing o Airbus, reduce sus exigencias de combustible y multiplica su autonomía. La biomimética también tiene aportaciones que hacer en este campo, concretamente a través del comportamiento de un animal marino. Hasta ahora el fuselaje de los aviones era completamente liso, pero al contemplar la Naturaleza, los ingenieros de Airbus advirtieron que una especie altamente eficiente en lo relativo a su resistencia a los fluidos como son los tiburones tiene una piel recubierta de millones de escamas microscópicas llamadas dentículos dérmicos. Inspirándose en ellos, han desarrollado unos parches de superficie texturada bajo el apelativo de “riblet” que están aplicando a algunos de sus aviones. Esto les ha permitido reducir la fricción del aire, especialmente en vuelos de alta velocidad.

Aerogeneradores con aspas de libélula

La energía eólica es una de las renovables más eficientes, pero no está exenta de sus propios inconvenientes. Las aspas requieren una velocidad considerable de las corrientes eólicas para ponerse en movimiento y, a la vez, son susceptibles de averías en caso de que éstas cobren excesiva fuerza. Un equipo de investigadores de la Universidad de la Sorbona ha decidido fijarse en las alas de los insectos voladores como las libélulas para entender el origen de su eficiencia que reside, entre otras cosas, en su flexibilidad. De este modo, han desarrollado un prototipo de aspas flexibles que, de acuerdo con los resultados publicados en Proceedings of the Royal Society A ofrece una versatilidad mayor ante los cambios en la velocidad del viento y una mayor eficiencia en la generación de electricidad.

Con información de Power Technology

Print Friendly, PDF & Email