Deportes

Osasuna y Aimar Oroz tumban al Sevilla en El Sadar

Osasuna derribó al Sevilla en su estadio (2-1) para inaugurar LaLiga 2022/23 en un partido vibrante con mucho ritmo en el que sobresalió la figura de Aimar Oroz, canterano rojillo que metió el gol de la victoria y que se erigió como la figura del partido gracias a su gran actuación.

Osasuna y Sevilla fueron los protagonistas encargados de estrenar la nueva temporada con un choque eléctrico en el que ambos equipos mostraron un buen estado físico tras terminar su preparación hace pocos días.

La primera fue del Chimy Ávila, a quien solo le faltó un buen golpeo ante Bono tras un técnico regate a Gudelj. Rubén Peña debutaba con Osasuna en partido oficial y muy pronto sacó su carta de presentación. El ex del Villarreal recorrió la banda derecha con espacio para poner un centro milimétrico para Ávila al palo largo. El argentino se movió con inteligencia para meter de cabeza el primer tanto del campeonato. El Sadar estalló de alegría al ver feliz a uno de los futbolistas más queridos.

Parecía que con el tanto rojillo Osasuna iba a aprovechar el impulso para meter otro susto a su rival, pero los de Lopetegui sacaron a relucir su calidad en una gran triangulación entre Acuña, Papu Gómez y Rafa Mir que finalizó este último rematando en el primer palo. El Sevilla atraía a los navarros hacia su portería para después salir lo antes posible.

Ambos equipos no dieron lugar a ningún tipo de tregua. Los locales mejoraron sus prestaciones con el paso de los minutos. Moi Gómez condujo el balón hasta arrear un chupinazo con su pie izquierdo que terminó rozando el palo derecho. El Sevilla igualó en postes a su rival después del disparo fallido de Delaney.

Las revoluciones bajaron en ambas escuadras durante unos minutos, pero esto se trató de un mero espejismo. Las ocasiones se fueron dando con bastante asiduidad. Un claro fuera de juego de Papu Gómez evitó que Del Cerro Grande no pudiese terminar de hacer efectivo el posterior penalti de Sergio Herrera sobre el argentino que el árbitro tuvo que anular.

El colegiado madrileño no mostró ningún tipo de duda en el penalti cometido por Gómez sobre Moncayola por obstrucción. Habituales lanzadores como Chimy, Moi o el propio Moncayola se quedaron sin colocar el balón desde los onces metros. Aimar Oroz fue el elegido. Al joven de 20 años no le tembló el pulso y adelantó a su equipo de nuevo.

Osasuna no levantó el pie del acelerador, sino que continuó buscando la meta contraria para cerrar el partido. Pablo Ibáñez debutó con el primer equipo y Aimar Oroz salió ovacionado en su puesta de largo como titular.

El árbitro decretó el final en el minuto 95 para dar al conjunto pamplonés la primera victoria del curso frente a un Sevilla que se vio dominado por un rival que no pasó excesivos apuros.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba