Mundo

Oslo, bajo el horror de un crimen de odio contra colectivo LGTBI+

Oslo vive con consternación y el horror de los supervivientes las horas posteriores al atentado que dejó 2 muertos y 21 heridos en el centro de la capital noruega, que ha recibido muestras de duelo de decenas de personas ante lo que califican un “crimen de odio” contra el colectivo LGTBI+.

Jan Arild, superviviente del atentado, explica en declaraciones a EFE que estaba sentado en la terraza del pub London cuando escuchó los sonidos de bala y enseguida vio que “no era ninguna broma”, por lo que se tiró al suelo e intentó refugiarse en el interior del local.

Al levantarse tras el cese del tiroteo, luego de varios minutos de caos y terror, vio cuerpos regados en el suelo, añadió el testigo, músico en la banda que tocaba en el pub London, un local de referencia de la comunidad LGTBI+ en Oslo en cuyo interior y exteriores el atacante abrió fuego.

Los servicios de inteligencia noruegos (PST) consideran el tiroteo como un acto de “terrorismo islamista extremista”, perpetrado en la recta final de las fiestas del Orgullo LGTBI+, al que también asisten muchos turistas nacionales y extranjeros.

Es el caso de Fredrik Wiklund, un visitante sueco que escuchó los tiros desde la habitación de su hotel, cercano a la zona del atentado, y que había viajado a Oslo expresamente para celebrar el Orgullo.

“Creo que el atentado demuestra a las personas que no son LGTBI+ por qué es importante que sigamos teniendo la fiesta del Orgullo y sus reivindicaciones, nos hace más fuertes” ante ese “crimen de odio”, dijo a EFE.

Con lágrimas, flores, velas y símbolos del colectivo LGTBI+, decenas de personas se han congregado para rendir homenaje a las víctimas en los exteriores del London Pub, acordonados por un precinto policial.

El ataque se ha cometido en una ciudad repleta de banderas arcoíris -en los edificios institucionales, en las prendas de vestir, pintadas en las caras de los viandantes- y satisfecha de albergar una numerosa y colorida fiesta del Orgullo LGTBI+, como horas antes del atentado proclamaba su alcaldesa, Marianne Borgen, en una recepción a los participantes en la cumbre mundial de la verificación Global Fact 9.

El atacante, que fue arrestado cerca de la escena de los tiroteos, es un ciudadano de 42 años de nacionalidad noruega y de origen iraní, al que el PST tenía bajo su radar desde 2015 por peligro de radicalización, reveló el director en funciones del PST, Roger Berg, en una rueda de prensa.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba