Pablo Larios, el mejor portero mexicano de todos los tiempos

Nacido en el municipio de Zacatepec, en el estado de Morelos, Larios Iwasaki forjó una carrera como muy pocas en el futbol mexicano durante casi dos décadas en las que estuvo activo como guardameta. Fiel a su lugar de nacimiento, Pablo comenzó su carrera profesional en el equipo de Zacatepec, donde se ganó el apodo de El Arquero de la Selva. En la institución cañera permaneció hasta 1984, cuando dio el salto a uno de los equipos más importantes del país: Cruz Azul.

El estilo único de Pablo fue lo que marcó su carrera. No sólo porque sabía en qué parte del campo estaba colocado, sino por la capacidad que tenía para reaccionar. No importaba si era en una, dos o tres ocasiones. Siempre que fuera necesario, él respondía.

Su debut llegó en 1980 con el Club Atlético Zacatepec. Un equipo que siempre se debatía entre la Primera y la Segunda División. No obstante, la valentía y el riesgo que corría Pablo Larios fue algo que gustó al técnico de la Selección Mexicana en ese entonces: Bora Milutonovic. Por eso fue convocado en 1983 por primera vez con el tricolor.

Un portero elástico al que era muy difícil hacerle gol por aire y cuando lo intentabas por debajo, también podía reaccionar. Por eso fue capitán de la Selección Mexicana y fue el titular en México 1986. Mundial donde el tricolor perdió en penales ante Alemania.

Después de jugar dos temporadas con el Zacatepec, fue contactado por Cruz Azul. A la Máquina llegaría para convertirse en ídolo, más allá de que no fue capaz de levantar un título con los cementeros. De su paso con los celestes se le recuerdan esas dobles atajadas. No importaba si era de cabeza, de tiro libre o de remate a bocajarro, Pablo Larios siempre respondía.

Su época más gloriosa la tendría con Puebla. Club al que llegó para la temporada 1989-1990. Tan sólo un año después logró coronarse campeón, no sólo de la Liga, sino también de la Copa MX. Un histórico doblete que sigue representando los años dorados del club poblano.

Su último club fue Toros Neza. Con ese equipo estuvo cerca de levantar otro título de Liga, cuando llegara a la final de 1997. No obstante, tuvieron que conformarse con el subcampeonato. Su retiro sería apenas un año después.

La etapa más obscura en la vida de Pablo Larios llegó después del retiro. Atravesó problemas de adicción que le impidieron desarrollarse como Auxiliar Técnico.

Posteriormente sufrió la muerte de su hijo. En septiembre del 2008, Pablo Larios Garza habría intentado cruzar la frontera de forma ilegal. Su cuerpo sin vida fue encontrado en la zona fronteriza de Río Bravo.

Y por si fuera poco, el 23 de mayo del 2015 su hija fue privada de la libertad. Cuando viajaba con dos amigas en Morelos, fueron interceptadas. Aunque su ‘secuestro’ fue únicamente por cuatro horas.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios