Mundo

Pacta Gobierno de la RDC con 60 grupos rebeldes una revisión de su desmovilización

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) acordó en Nairobi, durante una tercera ronda de negociaciones con alrededor de 60 grupos rebeldes que operan en el este del país, la revisión de los programas de desmovilización de los insurgentes, informó hoy la Comunidad del Este de África (EAC).

“Se ha acordado la revisión de los P-DDRCS (Programas de Desmovilización, Desarme, Recuperación Comunitaria y Estabilización), así como la incorporación de las recomendaciones de los grupos armados sobre su liderazgo”, señaló en un comunicado la EAC, un bloque regional de 7 países que auspició el diálogo.

Durante estas conversaciones, que empezaron el pasado 30 de noviembre y terminaron este lunes en la capital de Kenia, tanto el Gobierno congoleño como los grupos armados también hicieron un llamamiento a la comunidad internacional para “apoyar” los P-DDRCS.

Además, entre otros pactos, el presidente congoleño, Félix Tshisekedi, acordó la liberación de los “prisioneros sin antecedentes penales de atrocidades o condenas penales”, la participación de las comunidades que viven en los alrededores de los espacios naturales protegidos en programas de conservación, y consultas para ofrecer más oportunidades económicas a la población.

Por ejemplo, el Gobierno aceptó reunirse con las comunidades de la provincia de Maniema (este) para discutir sobre cómo la población local puede participar y beneficiarse de la minería en esa región, donde se extrae cobre, diamantes, oro, cobalto, wolframita y casiterita.

Los grupos rebeldes, por su parte, se comprometieron a mantener su cese de las hostilidades y liberar a los “niños soldados” que integran sus filas, así como a permitir la entrada de los trabajadores humanitarios en sus zonas.

Las conversaciones se cerraron en medio de amenazas de boicot por parte de algunos grupos armados, que denunciaron no haber recibido dinero suficiente para cubrir sus dietas durante las reuniones.

Las quejas provocaron este lunes el enfado del expresidente keniano Uhuru Kenyatta, que participa en este diálogo de paz como mediador de la EAC.

“Este dinero no les pertenece. El dinero es para ayudarnos a llevar la paz a la RDC”, indicó Kenyatta visiblemente enfadado.

“No piensen que el tema de la paz es una broma o un juego”, añadió el exmandatario, que iba a clausurar el foro este lunes pero aplazó el cierre hasta este martes para que se satisficieran las demandas de los grupos armados.

Esta es la tercera vez en lo que va de año que los grupos armados se reúnen en Nairobi para dialogar sobre la paz.

El gran ausente de las conversaciones es el rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23), cuyos combates contra el Ejército congoleño desde el pasado marzo, cuando empezó a operar de nuevo tras años de inactividad, han provocado el desplazamiento forzado de al menos 340 mil personas, según las últimas cifras de la ONU.

Además, sus combates han generado una intensa crisis diplomática en la que la RDC acusa a Ruanda de colaborar con los rebeldes del M23.

Kigali siempre ha negado ese extremo pese a un informe de expertos de la ONU que confirmó el pasado mes de agosto esa cooperación.

El este de la RDC lleva más de 2 décadas sumido en un conflicto avivado por milicias rebeldes y el Ejército, pese a la presencia de la misión de paz de la ONU (Monusco).

La ausencia de alternativas y métodos de subsistencia estables ha empujado a miles de congoleños a tomar las armas y, según el Barómetro de la Seguridad de Kivu (KST, en sus siglas en inglés), el este de la RDC es el campo de batalla de más de 120 grupos rebeldes.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba