Participa universitario en proyecto mundial de inundaciones e inteligencia artificial

Luego de dictar dos conferencias en la primera reunión en línea del Grupo de Enfoque sobre Inteligencia Artificial para la Gestión de Desastres Naturales, y después de casi cuatro años al frente del proyecto binacional México-Reino Unido de la Red de Emergencia de Información sobre el Agua (EWIN, por sus siglas en inglés), el profesor-investigador de la Facultad de Telemática de la Universidad de Colima, Raúl Aquino Santos, fue nombrado presidente de un nuevo grupo internacional de trabajo, el de Monitoreo de Datos de Inundaciones, que estará vinculado a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), la Organización Meteorológica Mundial (WMO) y al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP).

En una entrevista, Raúl Aquino dijo que el 15, 16 y 17 de este mes de marzo participó con la conferencia “Sistemas de monitoreo para inundaciones repentinas”, en esa primera reunión virtual en la que estuvieron más de 170 expertos de los países que forman parte de estas organizaciones mundiales, la ITU, la WMO y el UNEP. Él fue uno de los cuatro expertos mundiales que dio conferencia magistral el primer día; los otros son Alec Van Herwijnen, quien habló de avalanchas; Brendan Crowell, experto en tsunamis, y Jannes Münchmeyer, quien abordó los terremotos. Al día siguiente dio otra conferencia, sobre “Casos de estudio”.

Luego de sus conferencias, Monique Kuglitsch, presidenta del grupo temático de la ITU/WMO/UNEP, lo llamó para felicitarlo por sus presentaciones y para proponerle que fuera presidente de un nuevo grupo, de Monitoreo de Datos de Inundaciones, que él deberá formar con expertos de todo el Mundo. Ella propuso su presidencia al pleno de los integrantes de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), que abarca a más de 70 países, y todos aceptaron.

Será, agregó, “un nuevo grupo de trabajo de la ITU sobre Monitoreo de Datos para Inundaciones (Flood Data). Dentro de mis responsabilidades está el formar un equipo interdisciplinario, a nivel mundial, de expertos en inteligencia artificial e inundaciones. Ya he contactado a gente del Reino Unido, Italia, Chile, España, Perú, Brasil y otros países. Lo que se busca es que, con la inteligencia artificial se pueda detectar, prevenir y alertar a la población, en tiempo real, sobre la amenaza de alguna inundación”. Ese grupo, una vez conformado, tendrá reuniones cada tres meses y estarán reportando los avances a la ITU.

El grupo es importante, agregó, porque según registros, del 2005 al 2015 los fenómenos naturales afectaron a 1,500 millones de personas en el Mundo; se perdieron alrededor de 700 mil vidas, se produjeron 1,4 millones de lesiones y 23 millones de personas se quedaron sin hogar. En gran medida, se trató de catástrofes de origen hidrometeorológico. “Además, se viene el cambio climático y lo que habrá serán lluvias más fuertes e inundaciones más severas”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aquino Santos comentó que a los expertos mundiales les llamó la atención el proyecto EWIN, financiado en su totalidad por el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas del Reino Unido, por el uso que hicieron de la inteligencia artificial, del internet de las cosas, lo que implicó el empleo de sensores, drones, programas de software, de hidrólogos, topógrafos y teléfonos celulares para vigilar, en tiempo real, el comportamiento de los cuerpos de agua con el fin de evitar inundaciones. En el mundo, la tecnología actual de vigilancia para casos de inundaciones se realiza con satélites, y aunque es una tecnología de precisión alta, aseguró, la información del EWIN es 100% precisa.

“Les fascinó -dijo Aquino Santos- cómo utilizamos esta tecnología de vanguardia para prevenir inundaciones. No creían que en México, y en Colima, se pudiera desarrollar algo así. En el proyecto de casi cuatro años, recordó, participaron más de treinta personas, entre investigadores y alumnos de maestría, doctorado y posdoctorado de la Universidad de Colima, de la UNAM y la Universidad de Loughborough, en Reino Unido, así como las empresas Dynamic Flow Technologies y Siteldi (Sistemas y Telecomunicaciones Digitales)”, expuso.

Lo que seguiría ahora es desarrollar el EWIN 2.0, que aplicarían en las ciudades de Colima, Villa de Álvarez y Tabasco, y para lo que Raúl Aquino está buscando el apoyo del Gobierno de México, ya que se trata de proyectos caros. “Esperamos que el Gobierno de México pueda sumarse, ya que nuestro país sería líder en esta tecnología de predicción de inundaciones, utilizando la inteligencia artificial para detectar y prevenir inundaciones en tiempo real. Tendríamos la oportunidad de que lo que hagamos aquí genere un estándar mundial. Ésta es tecnología mexicana. Todo se realizó en el laboratorio de Colima. La ventaja, ahora, es que como hicimos la primera versión, la 2.0 se hará más fácil, más rápido y con menos recursos, pues ya tenemos la experiencia”.

Ese proyecto, comentó, junto con la presidencia del nuevo grupo de trabajo, le dará visibilidad mundial a la UdeC. “He tenido otras responsabilidades como representante de México ante organismos internacionales como la APEC, pero en mi carrera, el ocupar la presidencia de este grupo para predecir inundaciones es el nivel más alto que he tenido. Representa mucha responsabilidad; tengo que rendir cuentas, en pocos meses, de cómo va el avance en el monitoreo de inundaciones. Lo que se busca para este nuevo grupo es gente experta en IA, en inundaciones, en el internet de las cosas y en lo que hicimos nosotros con el proyecto EWIN; lo difícil es que hay expertos en cada una de las áreas, pero no en todas juntas”.

Por último, dijo que está emocionado y nervioso, pero contento: “Imagínate, un mexicano en medio de las grandes ligas, como presidente de un grupo de trabajo de la ITU y armando un equipo de expertos. Y esto surgió a partir de la conferencia del lunes 15. Lo que estoy haciendo con esto es abrirles la puerta a otros posibles colegas y que todo mundo pueda ver a nuestra Universidad. Lo que busco también es gente que me respalde, que me ayude, y sobre todo tener un laboratorio donde puedan venir los integrantes del nuevo grupo. Espero, además, que esto se pueda lograr en la Universidad de Colima”.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios