Pasión por los motores antiguos

Los coleccionistas de automóviles son hombres con un hobby muy caro, pero capaces de convertirse en niños cuando entran en sus máquinas. Hay miles de caballos de fuerza, siglos de historia dentro de los motores, millones de dólares en acero y un solo dueño.

Con una colección de más de diez autos antiguos que van desde un Packard de 1925 hasta un Shelby Cobra 1967, el doctor Francisco Miguel Rivas colecciona autos como un gusto y pasión hacia ellos. En 1993 inició su colección porque le empezaron a llamar la atención los autos antiguos, “Cuando vi la posibilidad de hacerme del primer auto un Jeep Willi del 54´, a partir de ese momento empezó esa pasión. También fue mi primer vehículo para poderlo arreglar, ese vehículo lo compré en un estado muy deteriorado pero pues lo fui arreglando poco a poco, pero si me costó mucho trabajo porque no sabía con quién llevarlo entonces dos veces lo laminaron dos veces la pintaron, el mecánico no daba con la persona idónea hasta que poco a poco fui haciendo mi equipo de trabajo y ahora pues ya lo tengo.”

Para Miguel Rivas, el auto que más trabajo le ha costado reparar es el Packard 1925, y claro, ya que siendo el más antiguo de su colección, es al que más tiempo y dinero se le tiene que invertir. A pesar de lo antiguo de las piezas de este auto, “su esencia es pura madera, entonces nos costó mucho trabajo poderlo armar porque la verdad nadie ya trabaja hoy en día la madera automotriz, primero el tipo de madera, el diseño de la madera, el armado me asesore mucho pues obviamente, con la familia Zaragoza”. Así que para que quedara bien el equipo del doctor Rivas decidió sustituir la madera por piezas metálicas.

Para el doctor Rivas, hay un auto en especial que aún falta en su garaje y no pierde la esperanza de que forme parte de su colección, el auto que le gustaría tener es un Porsche Turbo 1971, ya que para él es un carro que le llama mucho la atención.

Uno de sus autos más difíciles de conseguir fue el Shelby Cobra ya que, él quería un auto convertible y que fuera biplaza, entonces cuando un amigo del doctor le dijo que en Guadalajara había una persona que tenía dos Shelby´s, le dijo que hablara con él, para ver si le vendía uno.“Fui a Guadalajara, lo vi y pues me enamoré del carro, ahora sí que no lo pensé ni dos veces, pero me costó mucho trabajo hacerme del carro porque no me lo querían vender, hasta que le llegamos al tope de precio, la parte conveniente para el vendedor y para mí, nos pusimos de acuerdo y fue como me hice del carro.”

Al cuestionarle sobre qué opina acerca del automovilismo en Colima, nos explica que lo que falta es: “Un buen lugar de restauración, yo como se dice coloquialmente un sueño guajiro a mí algún día me gustaría tener un lugar de restauración de autos, mucha gente se me ha acercado para preguntarme, oye yo tengo un carro, me echarías la mano para poderlo restaurar, y yo pues con todo gusto, adelante yo te puedo contactar con alguien, con mi laminero, pintor, eléctrico, tapicero, o algún conocido.”

“Incluso tengo un Rambler 1970 que muchas personas pensaron que lo había llevado a Overhaulin en EUA, pero pues no sé qué daría por llevar a ese programa un auto mío, pero pues es mucho dinero y aparte está muy lejos, sin embargo, digo bueno, significa que tengo un buen equipo de trabajo vale la pena y ese es el equipo que me podría ayudar.”

Aquí la lista de los autos con los que cuenta Francisco Miguel Rivas

-Packard 1925, convertible

-Ford A pick up 1931

-Jeep Willie 1954

-Datsun 1959

-Mercedes Benz 2-20 1962

-Falcom 1965

-Shelby Cobra 1967

-Pontiac 1971

-Mercedes Benz convertible 450 SL modelo 1976

-Rambler American 2 puertas 1970

-Caprice 1981

-Renault 1983

-Sakura 1984

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios