Pedirá Senado informe sobre estado de legado de Octavio Paz

La Comisión de Cultura del Senado aprobó por mayoría un punto de acuerdo para que la Secretaría de Cultura federal (SC) y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), que encabezan Alejandra Frausto y Lucina Jiménez, respectivamente, informen sobre el estado de conservación de los bienes que constituyen los inmuebles y el acervo bibliográfico, artístico y plástico del escritor mexicano Octavio Paz.

La solicitud llega 30 meses después de que el legado fuera declarado Monumento Artístico, desde octubre de 2018, y a 18 meses de que “el juzgado 19 de lo familiar declarara heredero único y universal de la sucesión de los bienes de Marie-José Tramini, viuda del escritor Octavio Paz, al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de la Ciudad de México”, tal como lo informó la SC federal en su comunicado 764 del 30 de septiembre de 2019.

Al respecto, en meses pasados Excélsior solicitó al DIF de la CDMX, a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), detalles sobre el estado que guarda el legado de Octavio Paz, así como el trabajo realizado en torno a la clasificación, catalogación, limpieza y resguardo del acervo documental de Paz, tal como consta en la solicitud 0326000036020.

Sin embargo, la instancia indicó que “este Sistema no ha sido designado como heredero ni albacea de los bienes de Octavio Paz, por lo que está en imposibilidad de remitir dicha información”, como consta en el oficio DIF-CDMX/DG/DEJN/DAJC/779/2O2O, respondido de forma extemporánea a causa de la pandemia, lo que se opondría a lo informado desde la oficina de la secretaria Frausto.

La información más reciente emitida por la SC fue el pasado 12 de enero, cuando Lucina Jiménez adelantó que sí se realizará una fundación que administre la mayor parte del legado de Paz, salvo la parte del archivo documental que será enviada al Colegio Nacional, aunque no aclaró los plazos ni el calendario que seguirán el resto del año.

Preocupación latente

Obtenido por este diario, el dictamen aprobado en la Comisión de Cultura, que encabeza Susana Harp, manifiesta la extrañeza de los legisladores sobre el proceso de catalogación del legado documental.

Se desconoce el proceso de catalogación, mantenimiento de los bienes e inventario final, así como el destino de éstos; destaca también que uno de los inmuebles, el ubicado en la calle de Guadalquivir 109, en donde se encuentra su estudio y biblioteca, (que) resultó afectado por el sismo de septiembre de 2017 en la Ciudad de México”, detallan.

Además, precisaron que en el decreto como Monumento Artístico “no se señala nada al respecto de sus bienes personales, como objetos decorativos, obra plástica y demás bienes muebles”, los cuales no están protegidos bajo la figura de Monumento Artístico, tal como lo han señalado desde 2018 escritores y críticos como Alberto Ruy Sánchez, Margarita Orellana, Anthony Stanton, Rafael Vargas y Arturo Saucedo.

Señalan que la obra considerada Monumento Artístico “hace referencia a obra plástica –mural, de caballete, gráfica o cualquier otra técnica o formato, incluso, podría determinarse obras arquitectónicas o conjuntos de edificaciones–, pero hasta ahora, en ningún caso se había previsto la inclusión de manuscritos o bienes muebles que hubieren pertenecido a los artistas, pues el diseño de la figura jurídica de monumento se refiere expresamente a la obra creada por los autores”, aunque admiten que no existe una figura que permita proteger acervos documentales del siglo XX de un autor mexicano, pues la ley sólo considera documentos, manuscritos o publicaciones hasta el siglo XIX y cuya rareza o importancia para la historia nacional constituya un criterio para su conservación en nuestro territorio.

El dictamen, formulado por el senador Miguel Ángel Mancera desde diciembre pasado, será llevado al pleno en los siguientes días y una vez aprobado se remitirá a la SC federal, para “conocer el estado que guardan los bienes pertenecientes al Nobel mexicano, y con ello evitar su deterioro o dispersión”.

Careció de protección

El Senado expresa, de manera tardía, su preocupación por el legado del matrimonio Paz-Tramini luego de la declaratoria emitida por la SC, la cual únicamente consideró lo relacionado con los aspectos literarios del autor.

Solicita conocer el destino del “conjunto de bienes que también debieron ser protegidos y no quedar en la condición de bienes que se transfieren a la beneficencia pública por el valor artístico e, incluso, económico de los mismos”, como consignó Excélsior entre 2018 y 2019.

Es el caso de los cinco bienes inmuebles, como el departamento ubicado en Río Lerma y Río Tíber, otro en Reforma 309; el de Marie-Jo en Plinio 301, el inmueble de Denver 39 en la colonia Nochebuena y el departamento en la Rue Jacob en París, Francia.

Así como la obra de “los pintores Roberto Matta, Robert Motherwell, Adja Yunkers, Alechinsky y Tapies, entre otros, con independencia de la obra de la propia Marie José”.

Y las carpetas que ilustraron sus obras literarias y el conjunto de derechos de autor de su obra.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios