Piden justicia en entierro de víctima de Línea 12

Juan Luis Díaz de 39 años tomaba el metro de manera esporádica para regresar a su casa, en la Alcaldía de Tláhuac. El lunes subió junto con su pareja actual Gabriela, el vagón que terminó por desplomarse a la altura de la estación Olivos.

Él fue rescatado y trasladado al hospital Belisario Domínguez y Gabriela estuvo en calidad de desaparecida hasta que sus familiares confirmaron que falleció.

Después del accidente, la familia de Juan Luis Díaz, su primera esposa Juliana Torres y su hijo de 17 años, se movilizaron para dar con su paradero.

Cuando supieron que estaba internado fueron al hospital donde murió más tarde por un paro.

Este miércoles, sus parientes y amigos lo velaron en una casa de la colonia Tierra y Libertad.

Juliana Torres, quien compartió con él 18 años, dijo que Juan Luis era una buena persona, excelente padre que siempre quiso lo mejor para su familia y lo reconoció como el amor de su vida.

“Lo principal (siento) dolor, la tristeza, impotencia de lo que está sucediendo. Es algo inesperado y muy doloroso”, dijo.

Contó que hasta ahora ningún representante de Gobierno se ha acercado a ella y sus familiares.

“Pedimos justicia porque él venía de trabajar y todos decimos por qué a él… lo que queremos es justicia, que alguien responda por lo que pasó. Si hasta ahorita ninguna autoridad nos ha dicho nada”, aseguró.

El cortejo fúnebre cargó el féretro de Juan Luis hasta la iglesia de San Pedro y más tarde hacia el panteón del mismo nombre a cuatro calles de distancia.

Antes de enterrarlo, los mariachis le cantaron mientras su familia gritaba ¡justicia! y le lanzaban flores a su tumba.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios