Colima

Plantean a Elías Lozano volver a contar con un cronista para el municipio

Hace casi 3 años y medio que Tecomán no cuenta con cronista y hasta el momento ni Armería ni Ixtlahuacán tienen esta figura que registre los hechos de cada municipio, así lo confirmó el presidente de los cronistas en el estado de Colima, José Salazar Aviña, quien destacó la importancia de contar con un cronista para prevenir incluso situaciones de desastre.

En ese tenor, informó que presentó al alcalde tecomense Elías Lozano, el trabajo que lleva a cabo la Asociación Estatal de Cronistas y al mismo tiempo se le hizo el planteamiento de contar con un cronista: “Dijo que estaba en ese proceso y nos daría gusto porque recordemos que el día 25 de julio se cumple el 499 aniversario de la Fundación de la Villa de Colima en Tecomán”.

Salazar Aviña mencionó que nombrar un cronista es potestad del Ayuntamiento de Tecomán y el método puede ser a propuesta del presidente municipal, por convocatoria o concurso directo, o por nombramiento directo que luego es aprobado por el Cabildo.

El primer cronista que tuvo Tecomán fue el profesor Juan José Guerra Velázquez, luego José Salazar Cárdenas y después el mismo José Salazar Aviña, Teófilo Cervantes y Gabriel Velasco. Todos, aclaró Salazar Aviña, han estado de forma honorífica, pero con toda la intención de que no pasen desapercibidas las fechas onomásticas civiles que tienen que ver con el municipio y su patrimonio cultural.

A pregunta expresa sobre el riesgo de perder registros al no tener un cronista, dijo que hasta el momento y de lo cotidiano son los medios de comunicación los que están tomando ese papel, aunque no sea algo oficial, “el cronista registra el quehacer del ayuntamiento y de las instituciones que están operando en el territorio. No ha quedado más que en la nota en los medios sin un trabajo descriptivo”.

A manera de ejemplo, recordó que hace algunos años un presidente municipal gestionó una buena cantidad de recursos para un relleno sanitario, pero nunca preguntaron ni al cronista ni a la gente que tuviera conocimiento sobre el proyecto, y la ingeniería no funcionó bien. Porque vino Jova, abrió camino y por gravedad pasó por medio del basurero, lo partió en dos y se lo llevó.

En ese contexto, recalcó que se ocupa el conocimiento de lo que ha ocurrido aquí con anterioridad, incluyendo cuestiones prehispánicas que estén en la vida diaria. “En 1959, el ciclón provocó que al río le faltara un metro aproximadamente para rebasar el nivel, que tiene  con la Estación de Tecomán,  el río se hubiera venido sobre Tecomán y hay fotografías que fueron rescatadas, yo le aseguro que no está en los planes de protección civil y es importante que exista este testimonio del cronista para que la misma sociedad actual pueda tener mejores perspectivas”.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba