Podrían vender mural de Diego Rivera en San Francisco

El Instituto de Arte de San Francisco pretende vender el mural The Making of a Fresco Showing the Building of City, pintado por Diego Rivera en 1931, en unos 50 millones de dólares debido a que necesita recursos. Su venta “resultaría un atropello en contra del patrimonio pues esa obra es parte ya de la identidad de esa ciudad”, plantea Hilda Trujillo, ex directora del Museo Anahuacalli-Diego Rivera.

Aunque la memoria histórica se vea afectada con esa posible venta, la escuela de Artes de San Francisco está en su derecho de venderlo, como se plantea en una carta del 23 de diciembre enviada a la vicepresidente y decana de asuntos académicos, Jennifer Rissler, pues tienen que asegurar el futuro de la escuela, dice Trujillo al citar a la publicación de Brian Boucher, en Artner News, donde incluso se indica que la obra mural podría ser adquirida por el director de cine George Lucas, quien construye el Lucas Museum of Narrative Art en Los Ángeles, California. 

“Están en su derecho, el tema que yo diría es el estado de indefensión en que están los museos a instituciones culturales que como este Instituto tiene que vender obras tan fundamentales como la de Diego Rivera en San Francisco, se tiene el antecedente que otro mural se quiso vender en Detroit y la Unesco se opuso y obtuvo firmas a nivel mundial y ahorita seguramente habrá una reacción internacional”, asegura Trujillo a Milenio.

Expone que frente la pandemia ocasionada por el coronavirus, los museos están tan indefensos debido a que no hay una protección del Estado y una forma en que la sociedad pueda aportar para para la defensa del acervo de los espacios culturales.

“La solución ahí está la deducibilidad de impuestos, la única forma de defender el patrimonio en todo el mundo es dar estímulos fiscales y varios frentes financieros.

Recordó que Diego Rivera fue invitado a San Francisco para crear ese primer mural en 1930 y luego otro en 1940, en los que el artista mexicano pintó en esas obras, una década de esa ciudad y su camino a la gran industrialización.

Con lo que, cuestiona, el mural que se quiere comercializar, es una obra que marcó la historia de San Francisco y simplemente por ese hecho no debería venderse.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios