Poesía de Sophia de Mello (Parte IV)

Por Dra. Gloria I. Vergara Mendoza y M.C. Teresa E. Martínez Díaz

Dentro de la obra literaria de Mello Breyner encontramos elementos que permiten recrear la vida y el mundo que le rodea. Un tópico que marca su obra es “El Tiempo” el dividido y el absoluto que se oponen. El primero es soledad, miedo, mentira, exilio, degradación, también, las casas y los objetos, los cuales hace presente, los recuerda, manifestando que el tiempo es efímero. “El tiempo absoluto” es eterno; con este tópico, la poeta une la vida a una espiral sin fin, logra desplazar, detener, desaparecer, prolongar, eternizar el tiempo.

Otro de los elementos que marca la obra de Sophia de Mello es “La Naturaleza”. Este elemento significa libertad, belleza, perfección, misterio. Es continuamente citada en su obra, donde hace alusión a la tierra, los arboles, los pájaros, la luna y, en especial, el mar y sus componentes como playa, conchas, olas. “El mar” es uno de los conceptos clave en la creación literaria de nuestra poeta; así, Sophia de Mello tiene un estilo característico, cuya marca más evidente es el valor jerárquico de la palabra, la expresión rigurosa, el apelo a la visión clarificadora. Su obra se compone de una gran riqueza de símbolos, alegorías, sinestesias. Hay elegancia y transparencia en su palabra poética. El ritmo armoniza la melodía perfecta para iluminar el mundo representado.

Ésta es la cuarta entrega de una selección de poemas de Sophia de Mello y su respectiva traducción al español.

***

Exílio

Espero tecendo os dias
imagino e contemplo.

Num país sem flores onde o mar não é mar
e enigma são os navios
eu não entendo o sentido das velas
tenho fome e sede de horizontes frios.

Exilio

Espero tejiendo los días
imagino y contemplo.

En un país sin flores donde el mar no es mar
y enigma son los navíos
no entiendo el sentido de las velas
tengo hambre y sed de horizontes fríos.

“La Lumière”, de Claude Monet.

***

Nevoeiro

Quem poderá saber que estranha bruma
brotou caladamente em minha volta
pra que eu perdesse as horas uma a uma
sem um gesto, sem um grito, sem revolta.

Quem poderá saber que estranhos laços
que sabor de morte lento e amargo
sugaram todo o sangue dos meus braços –
o sangue que era sede do mar largo.

Quem poderá saber em que respostas
se quebrou o subir do meu pedido. 
para que eu bebesse imagens decompostas
à luz dum pôr de sol enlouquecido

Neblina

Quién podrá saber qué extraña bruma
brotó calladamente a mi regreso
para que yo perdiese las horas una a una
sin un gesto, sin un grito, sin revuelta.

Quién podrá saber qué extraños lazos
qué sabor de muerte lento y amargo
succionará toda la sangre de mis brazos-
la sangre que era sed del mar largo.

Quién podrá saber en qué respuestas
se quebró el subir de mi pedido. 
para que yo bebiese imágenes descompuestas
a la luz de una puesta de sol enloquecido. 

“Seashore en la niebla”, de Caspar David Friedrich Nebel.

***

Que o teu gládio

Que o teu gládio me fira mortalmente.
Eu sou de alma dispersa e vagabunda,
tudo me destrói e cada ser me inunda
e posso assim rolar eternamente.

Que de tu espada

Que de tu espada me hiera mortalmente. 
Yo soy de alma dispersa y vagabunda, 
todo me destruye y cada ser me inunda
y puedo así rodar eternamente. 

“Monje a la orilla del mar”, de Caspar David Friedrich.

***

No ponto onde o silêncio e a solidão
se cruzam com a noite e com o frio,
esperei como quem espera em vão,
tão nítido e preciso era o vazio.

En el punto donde el silencio y la soledad
se cruzan como la noche y como el frio
esperé como quien espera en vano, 
tan nítido y preciso el vacío.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios