Poesía de Sophia de Mello (Parte V)

Por Dra. Gloria I. Vergara Mendoza y M.C. Teresa E. Martínez Díaz

La poeta portuguesa, Sophia de Mello Breyner Andresen, se identifica en Portugal simplemente como Sophia, como Pessoa (apellido de un gran poeta portugués). La escritora falleció a los 84 años de edad en el año 2004; dejó 37 obras publicadas, entre poesía, literatura infantil y ensayo, además de numerosos textos dispersos. Fue también traductora al portugués, de autores como Dante, Claudel, Shakespeare o Eurípides. Al francés tradujo obras de Pessoa y Camões. Según Eugénio de Andrade, Sophia de Mello tenía “una elegancia sin mácula”; entre tanto, el presidente Jorge Sampaio afirmó el día de su muerte, “Murió una gran poetisa, probablemente la mayor poeta de lengua portuguesa”. 

Ésta es la quinta y última entrega de una selección de poemas de Sophia de Mello y su respectiva traducción al español.

***

És tu a Primavera que eu esperava,
A vida multiplicada e brilhante,
Em que é pleno e perfeito cada instante.

Eres tú la Primavera que yo esperaba
La vida multiplicada y brillante, 
En que es pleno y perfecto cada instante.

“Jardines y patios”, de Santiago Rusiñol.

***

Mar Sonoro

Mar sonoro, mar sem fundo, mar sem fim.
A tua beleza aumenta quando estamos sós
E tão fundo intimamente a tua voz
Segue o mais secreto bailar do meu sonho.
Que momentos há em que eu suponho
Seres um milagre criado só para mim.

Mar Sonoro

Mar sonoro, mar sin fondo, mar sin fin.
Tu belleza aumenta cuando estamos solos
Y tan profunda, íntima tu voz
Sigue el más secreto baile de mi sueño.
Que hay momentos en que supongo
Eres un milagro solo para mí.

“Jardines más allá de la puerta de otoño”, de Thomas Kinkade.

***

Quando

Quando o meu corpo apodrecer e eu for morta
Continuará o jardim, o céu e o mar,
E como hoje igualmente hão-de bailar
As quatro estações à minha porta.

Outros em Abril passarão no pomar
Em que eu tantas vezes passei,
Haverá longos poentes sobre o mar,
Outros amarão as coisas que eu amei.

Será o mesmo brilho a mesma festa,
Será o mesmo jardim à minha porta.
E os cabelos doirados da floresta,
Como se eu não estivesse morta.

Cuando

Cuando mi cuerpo se pudra y yo sea muerta
Continuará el jardín, el cielo y el mar,
Y como hoy igualmente han de bailar
Las cuatro estaciones en mi puerta.

Otros en Abril pasarán en el huerto 
En que yo tantas veces pasé,
Habrá largos puentes sobre el mar,
Otros amarán las cosas que yo amé.

Será el mismo brillo la misma fiesta,
Será el mismo jardín en mi puerta.
Y los cabellos dorados de la floresta,
Como si yo no estuviese muerta.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios