Ciencia y Salud

¿Por qué el agua con cuarzos no purifica?

A lo largo de la historia de la humanidad la obtención de conocimiento se ha logrado, principalmente, mediante prueba y error.

Actualmente es incluso inverosímil pensar en algunas prácticas que se llevaban a cabo, por ejemplo, durante la edad media pero que en ese momento era lo más común del Mundo.

Por el contrario, aún en la época moderna es posible encontrar algunos ejemplos sobre “productos milagro” que prometen combatir una gran cantidad de malestares de manera sencilla y solamente con el uso de algunas herramientas que nada tienen que ver con el mejoramiento de la salud.

Esto puede en ocasiones resultar peligroso, especialmente cuando los “remedios” tienen que ver con promesas sobre aumentar la salud de las personas.

Recientemente se ha popularizado el uso de botellas de plástico que dentro contienen piedras, especialmente cuarzos, que, basándose en elementos de filosofía asiática, así como de energías aseveran que es posible “energizar” el agua que bebemos con ayuda de estos cristales.

Por supuesto, no existe ninguna base científica con la cuál se pueda sostener la idea de que simplemente con el uso de una botella que contiene cuarzos esta obtenga propiedades que beneficien a la salud humana.

Estas ideas provienen principalmente del hecho de que los cuarzos tienen un origen mineral, ya sea en minas subterráneas o también en rocas magmáticas.

Sin embargo, esto no significa que se pueda aprovechar el mineral del que están hechos solamente introduciéndolos dentro de una botella con agua pues no contienen los minerales esenciales específicos que necesitamos, así como la cantidad recomendada.

Mucho menos al hablar de purificar el agua, los cuarzos no pueden eliminar la presencia de bacterias, sedimentos ni metales pesados.

Así pues, los cuarzos no tienen ningún efecto sobre el agua al entrar en contacto con ella más que meramente el efecto placebo mediante el cuál, algunas personas, le atribuyen efectos benéficos.

Alternativas efectivas para consumir minerales en el agua

Este tipo de acciones proviene de la búsqueda de opciones para poder obtener nutrientes como los minerales esenciales, sin embargo, es mejor recurrir a alternativas sustentadas sobre la ciencia.

Aun existiendo alternativas para contar en casa con agua pura, como un purificador de agua, algunas personas deciden recurrir a estos productos milagro, en varias ocasiones poniendo en riesgo su propia salud.

Hay que mencionar que la impregnación del agua con minerales esenciales es prácticamente imposible solamente agregando cuarzos y sin realizar antes un proceso especializado.

Un purificador de agua está compuesto por una serie de filtros que retienen sedimentos, eliminan bacterias y, en algunos casos, también dotan al agua de minerales esenciales.

Estos filtros contienen elementos como el carbón activado y la plata coloidal, que eliminan bacterias y virus.

Los purificadores que son completamente seguros para procesar el agua potable y convertirla en agua pura segura para beber se rige bajo la norma NOM-244-SSA1-2020, esto también asegura que se eliminan elementos nocivos como el E. Colli y el cloro residual.

Purificadores caseros vs botellas de agua

Por supuesto, contar con un purificador de agua en casa es ideal para disminuir la cantidad de botellas de agua que se convierten en basura y contaminantes.

Un filtro de agua casero puede eliminar las bacterias del agua potable y así, que disfrutes de agua pura simplemente abriendo el grifo de tu cocina.

Los garrafones de plástico también serán cosa del pasado con el uso de un purificador, en los casos en los que el agua potable pueda contener elementos como metales pesados, es recomendable el uso de un purificador de ósmosis inversa.

Este purificador impregna al agua de manera efectiva de minerales esenciales con un filtro alcalinizador que modifica también el pH del agua hasta alcanzar un valor mayor al neutro.

Las desventajas del agua embotellada no solamente se reducen a que son una fuente enorme de contaminación mundial, sino que pueden estar elaboradas de químicos que son nocivos y, en el caso de los garrafones, son altamente estorbosos y nada estéticos.

Publirreportaje

Botón volver arriba