El presidente de EEUU Joe Biden (D) se reúne con el primer ministro británico Boris Johnson en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington, DC, Estados Unidos, hoy 21 de septiembre de 2021.

Prioriza Biden los gestos con sus socios de la nueva alianza de defensa

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo este martes evidente su apuesta por la nueva alianza de defensa con el Reino Unido y Australia con reuniones bilaterales con sus respectivos líderes, Boris Johnson y Scott Morrison, en plena crisis diplomática con Francia.

Biden inició una intensa jornada con su primer discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, luego se reunió con Morrison en un hotel de Nueva York y finalmente recibió en la Casa Blanca a Johnson.

Pese a que la crisis con Francia ha adquirido tintes dramáticos con el llamado a consultas de sus embajadores en Washington y Camberra, ni Biden ni sus dos socios en la nueva alianza geoestratégica para el Indopacífico se refirieron hoy directamente a esta crisis diplomática.

Los líderes sí hablaron de la alianza que tiene como objetivo confrontar a China y que algunos ven como el inicio de una nueva Guerra Fría.

“Nuestra alianza está en línea con todas las otras democracias del mundo”, recalcó Biden, después de las críticas recibidas por haber dejado fuera del acuerdo al resto de socios occidentales.

El líder australiano, por su parte, dijo que “no hay duda” de que Biden “entiende” la importancia del Indopacífico, y la necesidad de “un orden mundial que favorezca la libertad”.

Por la tarde, Johnson opinó que la alianza entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos “tiene un gran potencial para beneficiar al mundo entero y la seguridad del mundo entero”.

En ninguna de las comparecencias los tres líderes respondieron a múltiples preguntas de los periodistas sobre su relación con Francia, que acusa a EUA y Australia de traición, deslealtad y de haber quebrado la confianza necesaria entre aliados.

Pero después de la reunión con Johnson, la Casa Blanca difundió un comunicado en el que aseguró que Biden habló con su homólogo británico sobre “el papel crucial de los socios y aliados europeos, incluidos la OTAN y la Unión Europea” en la región Indopacífica.

Antes, todavía en la ONU, Johnson afirmó que la relación entre el Reino Unido y Francia es “indestructible” y dijo que el pacto trilateral con Estados Unidos y Australia que ha dejado fuera a París y al resto de socios occidentales “no es excluyente, ni divisivo y no tiene por qué serlo”.

Biden tiene previsto hablar pronto por teléfono con su homólogo francés, Emmanuel Macron, para limar asperezas sobre el tema, pero su agenda esta semana demuestra que no está en absoluto dispuesto a dar marcha atrás a sus planes en el Indopacífico.

El viernes, además, el líder estadounidense se reunirá en Washington con los líderes del llamado “quad”, una alianza creada en 2007 en respuesta al auge militar de China, y que incluye a Morrison y a los primeros ministros de Japón, Yoshihide Suga; y de la India, Narendra Modi.

El malestar francés comenzó tras el anuncio, la semana pasada, de que Estados Unidos, el Reino Unido y Australia habían llegado a un pacto de defensa por el que Washington y Londres ayudarán a los australianos a desarrollar submarinos de propulsión nuclear.

Eso provocó que Australia cancelara un lucrativo contrato, valorado en unos 56,000 millones de euros, por el que Francia iba a entregar a ese país 12 submarinos de propulsión convencional; e irritó enormemente a París, que apenas se enteró de esos planes unas horas antes del anuncio oficial.

Francia ha mostrado su enfado con diversos gestos, entre ellos el inédito llamado a consultas de sus embajadores en Washington y Camberra. Lo último, hecho público hoy, ha sido la anulación de un encuentro entre los ministros de Defensa de Francia y Reino Unido.

 

Con información e imagen de EFE

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas