el alcalde de Minatitlán, Alejandro Cicerón Mancilla González

Proponen nuevo trazo de carretera Villa de Álvarez-Minatitlán

Para evitar la zona de derrumbes del kilómetro 34, cuya magnitud mantiene bloqueada la circulación desde septiembre pasado, el alcalde de Minatitlán, Alejandro Cicerón Mancilla González, informó que propondrá la construcción de un nuevo trazo de la carretera Villa de ÁlvarezMinatitlán.

“La sugerencia es que cambiemos el trazo en esa zona de alta peligrosidad. Son aproximadamente 3 o 4 kilómetros y con eso queda completamente disminuido que haya un derrumbe o deslave de la misma magnitud”, comentó en una entrevista.

Sin embargo, Mancilla González estimó que para ello se necesitarían de 30 a 50 millones de pesos, indicando que el nuevo tramo sería a la altura de las comunidades La Parota y El Aparejito, abandonar el actual trazo, bajar en paralelo al río San Palmar y salir a la comunidad de Ranchitos.

Con ello, aseguró, se evitaría la zona donde ya empiezan a aumentar los taludes y con la humedad se reblandece la tierra y se desprende.

El alcalde de Minatitlán expuso que esa opción la planteó de manera verbal a la gobernadora Indira Vizcaíno y la vio bien, pero habría que hacer los estudios pertinentes para darle un sustento a la propuesta, a través de profesionales en la construcción de caminos.

Alejandro Mancilla mencionó que esa carretera hay otros puntos que tienen riesgo, pero el más álgido está en la citada zona.

Añadió que un poco más adelante del kilómetro 34, en el sitio conocido como El Astillero, donde hace tiempo también hubo un derrumbe grande, se construyó un muro de piedra con gaviones y aunque se ha estabilizado, es otra zona que tiene algo de complejidad.

“Si corrigiéramos esos dos trazos quedaría un camino con mucha más seguridad y a futuro un camino más permanente sin tanto daño de derrumbes. En la reunión que voy a tener con la titular de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Movilidad, voy a plantearle la posibilidad de cambiar el trazo en el tramo del derrumbe”.

Aunque reconoció que la solución definitiva va para largo, explicó que el propósito es resolver antes del inicio del próximo ciclo de lluvias, en junio de 2022, “porque si no vamos estar con un alto riesgo de que nuevamente se presenten problemas”.

Estimó que un aproximado de habitantes afectados son 20 mil, considerando Minatitlán y comunidades circunvecinas; asimismo, se obstaculiza el tránsito de más de 3 mil empleados de Peña Colorada. “Es de alto impacto social el problema”, aseguró.

Print Friendly, PDF & Email