Mundo

Protagoniza Porsche la salida a bolsa más grande desde 1996 en Alemania

El fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche -filial de Volkswagen (VW)- ha salido este jueves a bolsa en la mayor operación de este tipo desde 1996, cuando lo hizo la empresa germana de telecomunicaciones Telekom.

La mayor parte de las acciones fueron adquiridas por grandes inversores, mientras que los pequeños solo tuvieron acceso a un 7.7% de las mismas.

Cerca del 40% de los títulos fueron a parar a las carteras de 4 inversores, entre ellos el estado de Catar, gran accionista de VW.

El valor de la acción de Porsche se había fijado en 82.50 euros y en los primeros minutos de las negociaciones subió a 84 euros, pese a la tensa situación que viven actualmente los mercados bursátiles europeos.

A lo largo de la jornada el viento en contra se sintió, sin embargo, y la acción osciló entre los 82.50 y los 86 euros, y al final se consolidó en 83 euros.

Todo ello en medio de las preocupaciones por la guerra, la crisis energética y la inminente recesión que hace que los inversores se muestren más bien reservados y que ha llevado a que el DAX de la bolsa de Fráncfort, el índice de referencia en Alemania, haya caído un 25% a lo largo del año.

“Es impresionante que una salida a bolsa de estas dimensiones se logre en momentos como éste”, ha comentado Thomas Altmann, de la fiduciaria QC Partners.

El jefe de asuntos financieros de VW, Arno Anlitz, se ha mostrado satisfecho con la forma en que se ha estrenado en bolsa.

“Nos alegramos de haber podido realizar de manera exitosa la salida a bolsa”, ha dicho.

Según Antlitz, la alta demanda de la acción muestra la confianza que tienen los inversores en Porsche.

La salida a bolsa le dará a la marca de coches deportivos mayor independencia empresarial. A VW, por su parte, los ingresos derivados de la salida a bolsa le proporcionan más flexibilidad en la transición hacia la electromovilidad y en la transformación digital.

“Es una operación en la que las 2 partes ganan. VW recibe capital fresco para financiar la transformación. Porsche tiene posibilidad de ser más ágil con la nueva independencia”, según ha resaltado el presidente de Porsche, Oliver Blume, en declaraciones a la Primera Cadena de la Televisión Alemana (ARD).

Uno de los planes de VW es la creación de una red de fabricación de baterías eléctricas, lo que requerirá más capital del presupuestado inicialmente puesto que las primeras decisiones fueron tomadas en momentos en que no se podían considerar los efectos de la guerra en Ucrania.

Si bien la parte del plan de VW, de obtener capital con la salida a bolsa de Porsche ha tenido éxito, no se puede decir lo mismo de la otra parte, que consistía en fortalecer la cotización de la acción del consorcio.

Este jueves las acciones de VW cayeron un 5.6%.

En total hay 911 millones de acciones, en referencia a uno de los modelos más conocidos de Porsche, el P911.

La matriz Porsche SE, controlada por las familias Piech y Porsche, recibieron, con un precio preferencial, un 25% de las acciones y una acción más, con lo que tiene una capacidad de veto y una gran influencia en las decisiones de la compañía.

Con ello las 2 familias recuperan el control de la empresa que habían perdido en 2008, cuando esta fue absorbida por VW. Antes Porsche había fracasado en su intento de absorber VW.

Porsche SE financiará con deudas el valor de las acciones que se estima en 10,100 millones de euros.

Cerca del 49% de los ingresos deberán recibirlos los accionistas de VW, lo que deberá ser aprobado por una asamblea en diciembre.

Además se contemplan bonificaciones especiales para los trabajadores. En VW se habla de 2 mil euros por trabajador, mientras que Porsche todavía no ha fijado una cantidad.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba