¿Qué empresas edificaron la línea 12 del metro?

Un tren con pasajeros de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México se desplomó cuando la vía elevada por la que pasaba se hundió, entre las estaciones Tezonco y Olivos, en la alcaldía Tláhuac. La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que al menos 23 personas murieron por causa del accidente.

La construcción de la línea inició en 2009 y estuvo a cargo de la empresa Ingenieros Civiles Asociados (ICA), en asociación con Alstom Mexicana y Carso Infraestructura y Construcción, una de las compañías de Carlos Slim, de acuerdo con el sitio del proyecto. El tramo del accidente del lunes, entre Tezonco y Olivos, correspondió a Carso. Expansión buscó a estas tres compañías, pero de momento no ha recibido respuesta.

No es la primera vez que la Línea 12 está en el centro de los problemas. La que fuera una de las principales obras del gobierno de Marcelo Ebrard en transporte público presentó en 2014 fisuras en 4,800 durmientes (objetos que sirven para fijar las vías), así como un desgaste ondulatorio en rieles, entre otras fallas. La también llamada Línea Dorada costó 26,000 millones de pesos (mdp), 47.9% más que los 17,583 mdp que el gobierno de la capital había estimado al inicio de la obra.

La línea fue inaugurada en octubre de 2012 por el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y quien fuera presidente de México en ese momento, Felipe Calderón Hinojosa. Sin embargo, a sólo unos meses de su construcción, la obra empezó a generar polémica debido a que Enrique Horcasitas, director general del Proyecto Metro Línea 12, se negaba a revelar el monto total de la obra.

Además, en marzo de 2013 se descubrió que hacían falta 31 escaleras eléctricas de 10 estaciones, 5 elevadores, puertas de andén en las estaciones Zapata y Mixcoac, el estacionamiento para conductores y personal técnico de esta última estación, entre otras anomalías. Los cálculos por estos faltantes ascendían a 800 mdp aproximadamente, de acuerdo con el diputado local Héctor Saúl Téllez.

Del 2 de agosto al 30 de noviembre de 2013, la Línea Dorada fue sometida a una serie de obras para realinear y renivelar las vías, pero el problema persistió, y a partir de febrero de 2014, se reiniciaron las reparaciones. Esto provocó que los trenes de la Línea 12, que transporta casi 92 millones de pasajeros al año, empezaran a circular más lento. El tiempo del traslado aumentó entre 7 y 10 minutos del originalmente estimado.

En 2014, debido a las fallas, el tramo de Tláhuac a Atlalilco dejó de operar durante casi dos años.

En mayo de 2017, el consorcio encargado de la construcción fue sentenciado a pagar una multa por 2,121 millones de pesos (mdp) por retrasos, trabajos no ejecutados, daños y perjuicios en la construcción, que fueron descontados de un monto por 6,000 mdp que el consorcio demandaba al gobierno de la Ciudad de México por trabajos adicionales y extraordinarios de la obra.

Las tres empresas se mantienen activas en proyectos ferroviarios en el país, como el Tren Maya. El Tramo 2 se adjudicó a Operadora Cicsa (CICSA) y FCC Construcción (FCC) en abril de 2020, ambas propiedad del magnate Carlos Slim, mientras la construcción del Tramo 4 del proyecto fue adjudicada de forma directa a ICA por tener la concesión del trazo correspondiente. La francesa Alstom es una de las compañías interesadas en la convocatoria de material rodante de hasta 70 trenes para el Tren Maya, uno de los mayores contratos del proyecto, cuyas propuestas se presentarán este viernes 7 de mayo, con un fallo previsto para el 26 de mayo.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios