Colima

Reanudación de Libramiento Colima Vía Rápida depende de inversionistas; Gobierno no avalará

La gobernadora Indira Vizcaíno Silva señaló que la continuación del Libramiento Colima Vía Rápida, obra que contempla la construcción de 4 carriles con 11 puentes en 23.5 kilómetros para desahogar el flujo vehicular de carga pesada sobre el Libramiento Ejército Mexicano (zona metropolitana de la capital del estado), depende de que los inversores acepten la nueva propuesta enviada por el Gobierno estatal.

Y aunque aseguró que las pláticas avanzan, la mandataria estatal enfatizó que no se aceptará el acuerdo inicial porque “nosotros estamos conscientes de que el planteamiento original de ese libramiento no es benéfico para el estado”.

Ejemplificó que, dentro de las estipulaciones del acuerdo original, el Gobierno del estado debía obligar a que equis número de vehículos transitara por el libramiento y, en caso de una cuota menor, se tendría que pagar una compensación.

Otro punto negativo para la mandataria es que si no se recuperaba la cantidad que los inversores habían previsto, entonces se iban a retener de las participaciones federales del estado, lo que calificó como inconcebible.

Explicó que para que la obra se reanude, el Gobierno de Colima estipula que no será aval de nadie ante ninguna institución bancaria. “Si se considera que esa obra tiene un futuro económico y proyección, que inviertan; así se invierte con esos umbrales de riesgo. Y que si no lo consideran que no se haga”, señaló.

Indira Vizcaíno consideró que la obra si bien es necesaria, en este momento no es imprescindible. Otro de los planteamientos hechos por el Gobierno estatal es descartar por completo el acceso a las participaciones federales y con la proyección de flujo que hay de transporte de carga, el excedente se reintegre al como un beneficio al estado.

“Esa es la posición nuestra. Si avanza podríamos continuar, si eso no avanza, no estaríamos en condiciones de continuar ese proyecto”.

Cabe recordar que ese proyecto fue presentado el 9 de noviembre de 2020 por el entonces gobernador José Ignacio Peralta y contemplaba la construcción de 23.5 kilómetros con una inversión totalmente privada de 2,100 millones de pesos. El proyecto estaba dentro del Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Gobierno federal.

El 1 de marzo de 2021, el entonces gobernador José Ignacio Peralta y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, dieron el banderazo de arranque. Para julio de ese año, la Unión de Transportistas de Carga de Manzanillo (UTCM) planteó a la entonces gobernadora electa, Indira Vizcaíno, que en lugar de dicha obra se invierta en la carretera Colima-Manzanillo en el tramo carretero de La Salada.

Finalmente, la obra del Libramiento Colima Vía Rápida quedó en pausa, a pesar de que es una concesión ya registrada ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El 25 de octubre de 2021, Carlos Maldonado Orozco, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Colima cuestionado sobre el proceso, detalló que había diferencia de criterios en la urgencia del proyecto y en el esquema financiero.

Botón volver arriba