Deportes

Recibe Rayo con máxima ilusión a un Betis eufórico pero con Canales duda

El Rayo, que cuarenta años después vuelve a jugar una semifinal de Copa del Rey, recibe con la máxima ilusión a un Betis que se está mostrando muy poderoso en la competición pero que para este partido de ida de la eliminatoria cuenta con la importante incógnita de Sergio Canales, que inicialmente se ha quedado fuera de la lista pero aún el chileno Manuel Pellegrini no lo descarta al completo.

El Rayo llega a las semifinales por segunda vez en su historia tras deshacerse en rondas anteriores de Guijuelo, Bergantiños, Mirandés, Girona y Mallorca, mientras que el Betis hizo lo propio con Independiente Alicante, Talavera de la Reina, Valladolid, Sevilla y Real Sociedad.

Esta será la cuarta vez que Rayo y Betis se enfrenten en la Copa del Rey, con un balance de dos victorias para el equipo sevillano, ganador del título dos veces, y una para el madrileño, que nunca ha llegado a la final.

La ilusión que ha despertado el buen papel del Rayo en la Copa del Rey le ha descentrado un poco de sus aspiraciones en Liga, dónde acumula cuatro partidos sin ganar, tres de ellos derrotas.

Frente al Betis, Andoni Iraola sigue contando con la importante baja del lateral izquierdo Fran García, al que seguirá sustituyendo el francés Kevin Rodrigues.

La buena noticia para Iraola es que los centrocampistas Santi Comesaña y Oscar Valentín podrán jugar, una vez que la Real Federación Española de Fútbol dejó sin efecto las sanciones impuestas por el Juez Único de Competición debido a que a partir de semifinales todas las cartulinas amarillas anteriores quedan sin efecto.

Enfrente estará el Betis del chileno Manuel Pellegrini, que afronta la cita con la mentalidad de final que le ha llevado a este punto de una competición en la que tiene depositada buena parte de las expectativas y de los objetivos de la temporada.

La derrota del pasado domingo ante el Villarreal en Liga (0-2), tras la brillante clasificación para semifinales en Anoeta ante la Real Sociedad (0-4), debe servir a los de Pellegrini para afrontar la cita con los pies en el suelo, sin euforias precipitadas y con la certeza de que la eliminatoria y el pase se juega en 180 minutos.

Por ello, el chileno gestionará todos los efectivos de su plantilla aunque intentará dejar encarrilada la eliminatoria para rematar en el Villamarín la ilusión bética de jugar una final de Copa del Rey diecisiete años más tarde y hacerlo en La Cartuja.

La mala noticia para el chileno es la incertidumbre de Sergio Canales, uno de los puntales de su equipo, que debido a un problema personal no ha entrado en la convocatoria pero espera a ver si se soluciona. De esta forma, Pellegrini suma esa baja a la del capitán Joaquín Sánchez, convaleciente de Covid, y los lesionados Claudio Bravo, Víctor Camarasa y Martín Montoya.

El once, sin reservas con lo que tiene, será reconocible en su dibujo de 4-2-3-1 e innegociable en su pretensión de tener la pelota.

Con el portugués Rui Silva consolidado en la portería, el franco-senegalés Youssouf Sabaly y el exrayista Álex Moreno serán desde las bandas los encargados de abrir el campo y percutir, con Marc Bartra y Édgar González como centrales con mayores opciones.

Pellegrini podría casi calcar respecto a Anoeta la zona de contención y de creación del mediocampo hacia adelante, con el argentino Guido Rodríguez junto al portugués William Carvalho, en estado dulce de forma y que volverá a la convocatoria después de superar un problema de abductores que lo dejó fuera ante el Villarreal.

Por delante estarán fijos como el francés Nabil Fekir y Juanmi Jiménez por detrás del nueve, Borja Iglesias.

Las opciones son abundantes en esa zona del campo y, junto al mexicano Andrés Guardado, las bandas y la punta tienen, bien de salida o en función del desarrollo de la eliminatoria, nombres como Aitor Ruibal, Cristian Tello, Diego Lainez, Rodrigo Sánchez Rodri y William José Da Silva, tan titulares como los otros.

El estadio de Vallecas lucirá un inmejorable ambiente en sus gradas después de que el club decidiese que los abonados vayan gratis al partido como gesto de agradecimiento por el apoyo mostrado al equipo durante toda la temporada.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba