Deportes

Reduce Real Madrid al Fenerbahce y acaricia la cima de la Euroliga

El Real Madrid logró un triunfo de entidad en la cancha de un Fenerbahche (71-85) que afrontaba la cita como líder de la Euroliga, invicto en casa y únicamente derrotado este curso en Europa por el Barcelona.

El conjunto madrileño salió valiente, alternando parciales de anotación con su rival hasta el 11-15. En ese momento empezó a enchufarse y a construir una ventaja importante sobre la base que le ofrecieron un meritorio 2+1 de Deck y una jugada en la que Tavares dio continuidad a 3 tapones seguidos con un acierto de cara al aro.

Llull y de nuevo Deck, esta vez desde el triple, fueron los encargados de poner el lacre a un parcial de 0-10 que descolocó al anfitrión. Llegó entonces Motley para levantarle de la lona con 4 puntos antes del final del primer cuarto, 2 de ellos sobre la bocina, que cosieron ligeramente el roto.

Después del primer receso largo se vio a un Fenerbahce más entero, en parte porque había bajado ligeramente el ritmo febril que imperaba por momentos. Eso le permitió situarse a 6 con un triple de Mahmutoglu (21-27).

En esa diferencia se movió el choque durante casi todo el segundo cuarto, siendo lo más destacado la descomunal bronca que Itoudis dirigió a los suyos en general y a Biberovic en particular en el transcurso de un tiempo muerto. De poco sirvió, ya que Tavares y Hezonja con un triple volvieron a alejar al contrario.

EFE/EPA/ERDEM SAHIN
EFE/EPA/ERDEM SAHIN

Necesitaban buscar soluciones los de Estambul en el descanso y un triple de Booker insufló algo de confianza. Lo que pasó acto seguido no lo vio venir nadie. El Real Madrid, en un momento de éxtasis, respondió con 4 triples en 2 minutos. De ellos 3 llevaron la firma de Musa. Una locura que hizo que se disparase la renta (41-62).

El festival dejó cierta resaca en el Real Madrid, a quien le cayeron 8 puntos seguidos que se repartieron entre Booker y Hayes-Davis. Ya despierto, el cuadro madridista volvió a meterse en faena para encarar los 10 minutos decisivos con cierta tranquilidad pese a que se marchó a las sillas encajando 5 puntos sin réplica (54-68).

De vuelta al parqué amenazó el conjunto otomano con situarse pronto a menos de 10, pero esa efervescencia la taponó con un triple Hezonja. Fue una anotación oportuna en el momento necesario, porque frenó las intenciones de los locales.

A partir de ahí el partido comenzó a embarrarse, con parones recurrentes que encendieron al público. En ese territorio supo también moverse el equipo de Chus Mateo, que acumula 6 triunfos seguidos en la competencia antes de medirse a un rival directo como el Mónaco.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba