Mundo

Se eleva a 66% número de niños brasileños entre 6 y 7 años que no saben leer

El número de niños brasileños de entre 6 y 7 años que aún no sabe leer ni escribir saltó un 66%, desde 1.4 millones en 2019 hasta 2.4 millones en 2021, como consecuencia del cierre de las escuelas provocado por la pandemia de Covid, según un estudio divulgado este martes.

De acuerdo con el informe publicado por la organización no gubernamental Todos por la Educación, el porcentaje de niños de entre 6 y 7 años de Brasil que no sabe leer ni escribir subió desde el 25.1% en 2019 hasta el 40.8% en 2021.

El documento fue elaborado con base en los datos del Estudio Nacional por Muestras de Domicilios, una amplia encuesta nacional realizada anualmente por el Gobierno, y se concentra en los niños de entre 6 y 7 años, que, por los criterios del Ministerio de Educación, tendrían que haber sido alfabetizados a esa edad.

Según los responsables por la investigación, la subida del porcentaje de niños analfabetos en Brasil en la edad que ya tendrían que saber leer y escribir a niveles récord fue consecuencia directa de las medidas de distanciamiento social adoptadas para hacer frente a la pandemia.

Las escuelas públicas y privadas cerraron sus puertas desde el inicio de la pandemia y optaron por ofrecer una educación remota, a la que no tuvo acceso parte de los niños, principalmente los de escasos recursos y sin acceso a internet.

El estudio mostró que los más perjudicados por el cierre temporal de las escuelas durante los primeros meses de la pandemia y por la decisión de los centros educativos de sustituir las clases presenciales por virtuales fueron los más pobres y los negros.

Mientras que el porcentaje de niños negros de esa edad que no sabía leer y escribir saltó desde el 28.8% en 2019 hasta 47.5% en 2021, el de menores blancos subió desde el 20.3% hasta el 35.1% en el mismo período.

De la misma forma, entre los más pobres ese porcentaje saltó desde 33.6% entre 2019 hasta 51.0% en 2021 mientras que entre los más ricos solo subió del 11.4% hasta el 16.6%.

“Eso evidencia que la enseñanza remota tuvo una efectividad muy baja desde el punto de vista pedagógico y que perjudicó a todo el mundo, pero también que no todos tuvieron acceso a las clases virtuales y los más pobres quedaron excluidos”, afirmó Olavo Nogueira Filho, director ejecutivo de Todos por la Educación.

“Los datos refuerzan lo que otros estudios ya habían mostrado, que la pandemia tuvo impactos brutales en el aprendizaje de los niños y que reforzó las inmensas desigualdades que ya existían en el país”, agregó Gabriel Correa, gerente de políticas educativas de Todos por la Educación.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba