Deportes

Se impone Betis 3-2 en cerrado duelo al Ludogorets

El Betis ganó por 3-2 al Ludogorets en la segunda jornada en el Grupo C de la Liga Europa y conserva el liderato, aunque con sufrimiento frente a un conjunto búlgaro muy sólido y peligroso en ataque, lo que sirve a los béticos para dar un gran paso en su objetivo de clasificarse para la siguiente ronda.

El equipo verdiblanco del mexicano Andrés Guardado comenzó con energía, pero sin hallar la vía adecuada para hacer daño a un sobrio y sólido Ludogorets, con un medio campo muy poblado y solidario en las ayudas para tapar huecos, y también al acecho para intentar aprovechar la más mínima oportunidad para inquietar al meta chileno Claudio Bravo.

Los de Pellegrini avisaron al cuarto de hora con un tiro al lateral de la red del brasileño Thiago, en una acción luego anulada por fuera de juego, y en el ecuador de esta mitad con otro desde la frontal del área del ghanés Tekpetey que despejó, perfecto, Bravo, aunque el Betis nunca se despistó hasta que, por empaque y fe, halló su premio.

Fue a los 25 minutos, cuando Luis Henrique remató a puerta y el neerlandés Sergio Padt neutralizó su intento, pero su rechace llegó a Canales y probó suerte desde lejos, despejando de nuevo el meta, para que Miranda centrara y el brasileño remachara de cabeza en plancha a gol.

El 1-0 animó al Betis y, aunque Cauly Oliveira dio el susto con un disparo con veneno que Bravo atajó en 2 tiempos, emergió la calidad de Joaquín con un golazo a 6 minutos del descanso, al perfilarse en la zona izquierda del área grande y soltar un disparo con rosca que se coló en el marco de un Ludogorets ordenado y con peligro en las contras.

Los búlgaros no se achicaron y, en el añadido, Kiril Despodov acortó distancias en un tiro de falta directa, escorada a la izquierda y casi en la línea del área, que Bravo despejó, pero el balón ya había rebasado la línea de meta y el árbitro, avisado por el dispositivo tecnológico para estas acciones, concedió el 2-1.

Tras el descanso, el Betis salió con más intensidad. Tras un intercambio de golpes de Canales, cuyo disparo lo desvió a córner Padt, y de Thiago, ante el que Claudio Bravo salvó el gol después de una contra, el equipo español dio un paso adelante.

Ya con el argentino Guido Rodríguez en el césped, en lugar de Paul, los sevillanos recogieron pronto los frutos al filo de la hora de juego. Canales, además de interpretar siempre a la perfección lo que requería el choque, batió con un fuerte remate desde lejos al meta neerlandés del Ludogorets, quien quizás pudo hacer algo más.

A partir de ahí, con el carrusel de cambios en ambos bandos, el choque entró en una fase de desorden y el conjunto búlgaro, muy serio y perseverante, sacó petróleo de ello para meterse de nuevo en el partido con un gol del brasileño Jhonatan Lima Rick, que había entrado poco antes, de un tiro cruzado a 16 minutos del final.

El 3-2 añadió incertidumbre a la recta final, en la que el Ludogorets rozó el empate en el tiempo añadido, pero el israelí Denny Gropper, tras recortar en el área, remató mal y flojo. Su tiro salió lamiendo un poste de la meta de Bravo, que en esta fase decisiva se mostró seguro para que el Betis sumara su segundo triunfo.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba