Mundo

Se mantiene Brasil como el país con más muertes por homofobia en el mundo

Al menos 300 personas LGBTQIA+ fueron víctimas de homofobia en Brasil el año pasado -prácticamente una diaria- una cifra que mantiene al gigante suramericano como el país con el mayor número de asesinatos de esta población en todo el planeta.

Según el balance anual divulgado este viernes por la ONG Grupo Gay da Bahía, una persona LGBTQIA+ es víctima de muerte violenta en Brasil cada 29 horas.

El informe señala que los crímenes aumentaron un 8% frente a 2020, un número que puede ser mayor, ya que de acuerdo con la organización la cantidad de víctimas divulgada “solo representan la punta de un iceberg de odio y sangre”.

El colectivo de homosexuales fue el más afectado por la violencia letal en el país en 2021 cuando volvió a ocupar el primer lugar en el ránking de muertes LGBTQIA+, con el 51% de los casos, luego de que en 2020 ese fatídico espacio lo ocuparan las víctimas transgénero.

En total, 153 homosexuales perdieron la vida por homofobia el año pasado en el gigante suramericano. Le siguieron las víctimas travestis y transexuales (con 110 casos), las lesbianas (12) y los bisexuales y personas trans hombres, con cuatro casos.

Asimismo, se registró una ocurrencia de una persona no binaria y una de una heterosexual, siendo esta última confundida con una persona gay.

Según el balance, la mayor parte de las víctimas fue asesinada (92%), mientras que el otro 8% se suicidó. Del total, el 28% eran blancas, el 25% mulatas, el 16% negras y solo una indígena.

Sao Paulo fue el estado con mayor número de muertes (42), seguido de Bahía (32), Minas Gerais (27) y Río de Janeiro (26).

El informe también señala que alrededor del 47% de la población LGBTQIA+ tenía entre 20 y 39 años.

Estos datos se basan en noticias publicadas en los medios de comunicación, que son recopilados, analizados y divulgados por el Grupo Gay da Bahia desde hace 40 años, pero que no reflejan la “sangrienta” realidad de esta población en Brasil.

De acuerdo con Luis Mott, fundador de la ONG, “el descuido de la policía y la dejadez de los periodistas para registrar con precisión la información básica indispensable para la identificación de (las personas) LGBTQIA+ asesinadas” obstaculiza una documentación más acertada de estos crímenes que revelan “la homotransfobia cultural” que “tiñe” a la sociedad brasileña.

Con información de EFE

Botón volver arriba