Colima

Se suma Colima a la Jornada de Oración por la Paz, este 10 de julio

Luego de informar que la Diócesis de Colima se suma a la Jornada de Oración por la Paz en México, convocada por la Confederación del Episcopado Mexicano, el vicario general de esta Diócesis, Javier Armando Espinoza, consideró que el ejercicio de gobierno no debe estar basado en un monólogo, como sucede actualmente en el Gobierno de López Obrador.

Lo anterior, al preguntarle su opinión sobre la respuesta del presidente de México, por la demanda que hizo un cura, de cambiar la estrategia de seguridad, luego del asesinato de 2 sacerdotes jesuitas.

Y es que, ante dicha demanda, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se fue contra los miembros de la iglesia, llamó hipócritas a los sacerdotes y los acusó de tener simpatía con partidos conservadores.

El vicario de la Diócesis de Colima señaló que los problemas de México, entre ellos el tema de inseguridad, no los puede solucionar una sola persona.

“El problema es la retórica que se usa, que a veces nos desvía, nos confunde y necesitamos sentarnos y platicar, porque es cierto que nos están rebasando y necesitamos no vernos como enemigos, sino acompañantes dispuestos a buscar soluciones para el bien de todos”, expresó.

Espinoza opinó que sí debería haber un cambio en el mensaje diario del presidente “para que no sea monólogo, y entre todos podamos aportar porque sabes que la solución -no la tengo yo solo-, sino es en conjunto con los demás, porque tenemos distintas formas de pensar, de ver, pero también de proponer”.

La Jornada de Oración por la Paz en México se llevará a cabo el próximo 10 de julio, por lo que el vicario invitó a todos los colimenses a sumarse, a crecer en el sentido de paz y buscar un ambiente fraterno.

“La Conferencia Episcopal Mexicana nos está invitando a todos este 10 de julio para que en las celebraciones de la eucaristía hagamos esta oración por la paz, tengamos en cuenta todas las situaciones de violencia que hay y por todos los sacerdotes que han sido acribillados por estar al frente de su ministerio sirviendo a la comunidad, entonces es para orar al señor y crecer en ese sentido de paz y buscar un ambiente fraterno”.

Precisó que las actividades serán dentro de la celebración de la eucaristía, en donde se realizaría la oración, con el espíritu de celebrar y pedir por la paz.

Mencionó que el asesinado de los 2 sacerdotes jesuitas fue un detonante, y ahora se dan cuenta que hay grupos criminales que ya tienen tiempo em el poder, que van metiéndose al tejido social, político y económico. Es cuando se preguntan qué va a suceder con la comunidad, “y es por eso que es un detonante que nos lleva a despertar, pero también buscar soluciones para encontrar la paz”.

Aseguró que la preocupación no es solo por la comunidad sacerdotal, sino por todos los ciudadanos que han sido víctimas de esta situación de inseguridad, “bien podíamos pensar que hoy la Iglesia está levantando la voz por los sacerdotes que han sido acribillados, pero la iglesia tiene mucho tiempo levantando la voz por las muertes de tantos que son del pueblo de Dios, no solo por que pertenezcan a la iglesia, sino porque todos los seres humanos debe ser defendidos y cobijados por la iglesia”.

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba