“Seremos una sociedad mucho peor después de la pandemia”: Leila Guerriero

“Nada de todo lo que está sucediendo alrededor de la pandemia me remite a pensar que vayamos a ir hacia algo mejor: todo lo que tiene que ver con el control, con la xenofobia, con lo que venga de afuera, con lo desconocido, va a dejar una huella imborrable, y no creo que sea una huella buena”.

La afirmación viene de la periodista y escritora argentina Leila Guerriero, durante una videoconferencia en la que se refirió a su participación en la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), en la que sostendrá un diálogo con la periodista mexicana Alma Guillermoprieto. 

Ante la pregunta sobre cómo cambiaremos como sociedad después de la pandemia por Covid-19, se sinceró al señalar que “seremos una sociedad mucho peor: me asombró mucho al principio en que mucha gente se sintió optimista, con la idea de que estarían en casa, con los hijos y seríamos una sociedad menos estresada”.

“Con el tiempo, todo ese optimismo, un poco infundado, a mi parecer, se vino abajo, porque sólo los burgueses podían estar contentos: una persona que tiene que estar encerrada en su casa y que vive de vender aguacates todos los días no puede hacerlo. A lo mejor esa persona tampoco tiene agua, ni siquiera una casa para confinarse con otras 15 personas. Me pareció una visión un poco naif y un poco negadora de la realidad”, explicó la autora de libros como Los suicidas del fin del mundo o Plano americano. 

De acuerdo con la periodista argentina, en ese optimismo se veía un síntoma de todo lo que no estábamos mirando, como el hecho de que nos empezamos a convertir en cámaras espía de lo que está haciendo el vecino, el sistema de denuncia, al tiempo de generarse todo un campo semántico alrededor de quien se contagiaba, para darle paso a palabras como sospechoso o aislamiento: todo un lenguaje carcelario, estigmatizante.

“Los vecinos denunciando al vecino: ojo, no digo que no haya que tener un cuidado y un control, soy partidaria del extremo cuidado con estas cosas, pero ese discurso de control, bélico, me parece que sólo exacerbó algunas cuestiones que estaban muy labradas. Ahora lo que hay es un enorme temor a todo… si antes teníamos los problemas del temor al migrante, al extranjero, la xenofobia a la orden del día… todo eso se va a multiplicar”.

Desde su perspectiva, el extranjero dejó de ser el personaje que puede quedarse con tu trabajo, para transformarse en el tipo que te puede traer una infección. Ese es un problema que apenas va a aparecer y no se sabe cómo se podría resolver.

En ese sentido, Leila Guerriero llamó a darle voz a grupos que han permanecido invisibles en estos tiempos de pandemia, como los adolescentes, porque en ciertos países “se decidió que eran un problema y lo único que se hizo fue decirles no salgan, les vamos a suspender las clases, quédense en sus casas, hagan lo que puedan, arréglenselas con sus padres… ahí se están dando enormes problemas de depresión de los adolescentes, conflictos dentro de la familia. De eso casi nadie habla”.

“Hay un montón de cosas invisibilizadas. En mi país, por ejemplo, están las empleadas domésticas; hasta la semana pasada se dijo ‘permitimos que regresen a trabajar, pero si lo hacen en varias casas tienen que elegir una y, además, no pueden usar transporte público. El empleador o la empleadora tienen que resolver lo del transporte público’. La pregunta es quién decide a qué casa ir, por eso es que la gente se está arreglando a su manera”, resaltó la periodista.

Como parte del ciclo “Todos los futuros posibles”, Leila Guerriero sostendrá una conversación con Alma Guillermoprieto, este sábado, a las 17 horas, como parte de la programación virtual de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca. 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios