México

Sería “El Pinabete” propiedad de un trabajador del Gobierno, asegura familiar de una de las víctimas  

La Fiscalía General de la República (FGR) detuvo a Cristian Solís, probable responsable en la explotación ilícita de la mina “El Pinabete”, ubicada en el municipio Sabinas, Coahuila, donde quedaron atrapados 10 mineros el pasado 3 de agosto.

En entrevista con Sergio Sarmiento y Lupita Juárez para El Heraldo Radio, Ernesto Cabral, periodista y familiar de una de las víctimas, comentó que la gente de la región piensa que era una mina ilegal porque después lo ocurrido, se ha hecho una caza política en todos los aspectos.

“La mayoría de los pozos en la región carbonífera están sin actividad hasta estos momentos, la economía se ha visto mucho muy deteriorada en este mes, desde que ocurrió la desgracia y desgraciadamente todo se ha manejado mucho muy político”.

Asimismo, detalla en su portal web El Heraldo de México, Ernesto Cabral insistió en que se trata de una caza de políticos y están involucrados muchos en esa región.

Señaló que Cristian Solís podría haber prestado su nombre, ya que es un hombre de 35 años, de nivel socioeconómico medio, vive en el barrio Cocedores de Coahuila, uno de los más populares.

“Todo mundo creemos en la región carbonífera que él prestó el nombre, porque anda igual que yo, su nivel económico es muy bajo, tiene un perfil mucho muy bajo, y es muy conocido en Agujita, Coahuila”, expresó.

Además, añade el diario, Cabral indicó que se manejan muchos nombres del posible propietario, entre ellos, presidentes municipales y funcionarios de nivel medio del gobierno del estado.

“No se ha dado a conocer quién es el dueño, todo mundo pensamos que podría ser una persona, un trabajador, de estos políticos, porque para tener una concesión de esas, se necesita estar dentro del ambiente político”.

Finalmente, agregó que hay familias que tienen el poder político y económico y que no se hace nada sin que estas personas lo autoricen, y decir nombres es algo pesado en esa región carbonífera.

Con información de El Heraldo de México

Botón volver arriba