Simulador permite predecir la dirección del fuego

El pasado verano los incendios de California y Australia coparon los titulares por la gran devastación causada. Solo en el estado americano se quemaron más de treinta mil kilómetros cuadrados. Algo así como la tercera parte de Portugal. Las graves consecuencias medioambientales, humanas y económicas han traído al primer plano la necesidad de avanzar en el uso de nuevas tecnologías más eficaces. Tanto a la hora de prevenir como llegado el momento de atajarlos, además de proteger las vidas de quienes luchan contra ellos. Como en casi todos los campos tecnológicos, la inteligencia artificial está desempeñando un papel de gran importancia, pero también le acompañan otros recursos como el IoT, los satélites o los drones.

WIFIRE: un simulador de desastres muy reales  

El comportamiento del fuego es casi tan complejo como el de la meteorología. Factores como la densidad del bosque, la dirección del viento, el tipo de madera, el nivel de humedad o la pendiente del terreno pueden cambiar radicalmente su comportamiento. La posibilidad de anticipar los cambios de dirección e intensidad de un incendio forestal fue lo que impulsó el desarrollo de WIFIRE. Se trata de un simulador desarrollado por la Universidad de Maryland y varios socios tecnológicos que permite predecir en tiempo real el rumbo de las llamas, así como calcular los resultados de distintos escenarios. El software, de código abierto, utiliza diversas fuentes de datos, desde satélites hasta estaciones meteorológicas.

Inteligencia artificial, el gran aliado contra el fuego    

Por supuesto, la existencia de todas estas fuentes de datos, a las que cabría añadir drones con cámaras térmicas, supone un gran reto llegado el momento de análisis. ¿Cómo distinguir un foco de incendio entre miles de kilómetros cuadrados de imagen de satélite? La clave reside en los algoritmos, que son capaces de interpretar esas imágenes. Aunque no solo eso, sino que también pueden procesar los datos provenientes de estaciones meteorológicas y sensores IoT. Así, es posible establecer patrones de riesgo y prevenir los incendios antes de que sea demasiado tarde.

A modo de conclusión, a toda esta plétora de tecnologías siempre habrá que sumarle la responsabilidad individual en lo tocante al cuidado de los bosques.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios