La coordinadora de Salud Mental de la Jurisdicción Sanitaría Número 1, Diana Virgen González

Sin salud mental no hay salud, recuerda experta

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, la coordinadora de Salud Mental de la Jurisdicción Sanitaria Número 1, Diana Virgen González, señaló que los trastornos mentales tienen impacto en la calidad y la esperanza de vida.

Mencionó que la probabilidad de muerte prematura entre las personas con depresión grave y esquizofrenia es entre un 40 y 60% mayor que los registros de la población general, debido a que ese tipo de pacientes tienen problemas de salud física que a menudo no son atendidos, como cáncer, diabetes o VIH.

Resaltó, por otra parte, que el suicidio es la segunda causa de muerte a escala mundial y es más común entre los jóvenes de 14 a 29 años de edad.

De igual manera, explicó que varios estudios han mostrado que 4 de las 10 principales causas de discapacidad en los países en desarrollo son los trastornos mentales.

Las enfermedades mentales, precisó, afectan a la persona y a su vida, la vida familiar se reduce y también la capacidad de adaptación social, por lo cual es causa de pérdida de la productividad en el trabajo.

Ante esos señalamientos, consideró importante que para cuidar la salud mental hay que aprender a detectar las señales de alerta que pueden indicar que se requiere la ayuda de un profesional.

Por ejemplo, si sienten que los problemas los agobian y que no pueden cargar con ellos, es una señal de alerta. “Si pensamos que no podemos resolverlos, que nos cuesta trabajo dormir en la noche, que tenemos pensamientos repetitivos, obsesiones, que nos ha costado trabajo mantener relaciones saludables con los demás, nos agobiamos y lloramos fácilmente, o hemos terminado relaciones saludables, es importante recibir ayuda de un profesional de la salud mental”, señaló.

La coordinadora de Salud Mental de la Jurisdicción Sanitaría Número 1 afirmó: “Estamos para ayudar en los Centros de Salud zona oriente, urbano Colima, Gustavo Vázquez, Uneme-Capa, Suchitlán, Solidaridad, Coquimatlán y El Trapiche. Acudir con un profesional formado en el área de sicología o siquiatría, es la mejor forma de cuidarnos”.

Entre los factores que influyen en nuestra salud mental, mencionó los genéticos, los neurológicos, los sicológicos, ambientales, sociales y familiares. “Se sabe, por ejemplo, que el hecho de tener un familiar en primer grado con depresión, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad. A la par, se han detectado algunos genes que confieren susceptibilidad a sufrir depresión”, detalló.

Pidió identificar las “redes de apoyo, tomarnos tiempo para preocuparnos, que es una de las estrategias más importantes. Destinar un tiempo exclusivamente para preocuparnos, porque aunque suena chistoso y ridículo, pero con el tiempo nos daremos cuenta que es más importante ocuparnos que solo estar teniendo pensamientos repetitivos. Debemos crear hábitos que nos nutran, como nutrir nuestra mente con contenidos como música, prácticas sanas de relajación, cuidar nuestra alimentación, hablar sobre nuestros sentimientos, emociones y pensamientos con las personas que confiamos, construir relaciones sanas y destinar tiempo para uno mismo”.

Dijo que como cualquier órgano de nuestro cuerpo, como el corazón, los pulmones y el hígado, también nuestro cerebro enferma, por lo que frases como “échale ganas”, “todo está en tu mente” y “piensa positivo”, es como decírselo a un hígado enfermo y no atendernos.

“Cuidar nuestra salud mental es la mejor inversión que podemos hacer, simplemente porque sin salud mental no hay salud”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas