Suman 160 muertos por masacre en Burkina Faso

Aumenta a 160 la cifra de muertos por la masacre perpetrada por supuestos terrorista en la aldea de Solha, en Burkina Faso.

Los ataques tuvieron lugar en la zona denominada “de las tres fronteras”, entre Burkina Faso, Mali y Níger, una región sometida a la violencia de los terroristas, ya sea afiliados a Al Qaida o al grupo terrorista Estado Islámico.

Los muertos en los dos ataques más sangrientos perpetrados por supuestos yihadistas desde 2015 en Burkina Faso, cuyo objetivo fue la aldea de Solhan (noreste) en la madrugada del sábado, aumentó a 160 muertos, informaron este domingo fuentes locales.

En total, 160 cuerpos fueron inhumados ayer (sábado) en tres fosas comunes por la población local entre ellos había unos veinte niños, relató un responsable político de la región.

Un balance confirmado por otra fuente local precisa que “50 cuerpos fueron enterrados en cada una de las dos primeras fosas comunes y 60 en la tercera”.

Un balance anterior de las mismas fuentes era de 138 civiles muertos en ambos ataques.

Entretanto, el gobierno indicaba 132 muertos y unos 40 heridos.

Los ataques, cometidos con pocas horas de diferencia, tuvieron lugar en la zona denominada “de las tres fronteras”, entre Burkina Faso, Mali y Níger, una región sometida a la violencia de los terroristas, ya sea afiliados a Al Qaida o al grupo terrorista (EI).

La madrugada del sábado, individuos armados llevaron a cabo una incursión asesina en Solhan, en la provincia de Yagha”, dijo una fuente de los servicios de seguridad, describiendo el primer ataque.

Además del alto balance humano, el peor registrado hasta la fecha, se incendiaron viviendas y el mercado (de Solhan)”, indicó otra fuente de seguridad.

El ataque se inició hacia las 02H00 (locales y GMT), primero contra el puesto de los Voluntarios por la defensa de la Patria (VDP), una milicia paramilitar, y luego contra los civiles.

Las autoridades decretaron un luto nacional de 72 horas, desde la medianoche del sábado 5 de junio.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se mostró “indignado” por la masacre de civiles y pidió apoyo internacional para Burkina Faso, dijo su portavoz, Stephane Dujarric.

Guterres “condena enérgicamente este horrible ataque y subraya la urgente necesidad de que la comunidad internacional fortalezca su apoyo a uno de sus miembros en su lucha contra la violencia extremista y su inaceptable costo humano”, indicó Dujarric en un comunicado.

Con información de Excélsior

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios