Deportes

Supera el Valencia al Celta en la tabla de LaLiga

El Valencia, con un gol en cada tiempo, consiguió cerrar la Liga con una victoria ante el Celta en un partido sin historia sobre el césped que únicamente le sirvió para superar al conjunto gallego en la clasificación al final del campeonato.

Las protestas contra la propiedad del Valencia y la bajísima asistencia de público en el interior del Estadio de Mestalla fueron mucho más protagonistas de la tarde que el juego desarrollado por unos y otro.

Todo se resolvió con un gol de Maxi Gómez mediado el primer periodo y otro del mexicano Néstor Araujo, en propia puerta, a mitad del segundo tiempo de un choque en el que los locales, sin brillar, fueron algo mejores que su rival.

La primera mitad fue de ligero dominio valencianista, ya que el equipo de Pepe Bordalás tuvo más presencia en campo contrario que el Celta, aunque no se prodigó en opciones claras de cara a puerta.

La atención del valencianismo estaba fuera del estadio y poco importaba lo que ocurría dentro, a pesar de que el equipo local se desenvolvió con más prestancia que en anteriores encuentros.

El 1-0 llegó en la primera acción de peligro del primer periodo, cuando un pase en profundidad de Carlos Soler llegó a los pies de Gayà, quien centró para que Marcos André devolviera el balón al área pequeña. Allí, el excéltico Maxi Gómez, con el pecho, envió el balón al fondo de la meta.

No cambió la dinámica del encuentro tras el tanto del atacante uruguayo, pero sí que se registró una clara ocasión para que el conjunto de Eduardo Coudet estableciera la igualada.

A cinco minutos del descanso, un remate a puerta vacía de Nolito no entró porque el meta del Valencia, Jaume Doménech, llegó a rechazar con los pies un balón que ya se veía en el fondo de la portería.

Ese error, en la acción más clara del primer periodo, impidió que se establecieran unas tablas que no habrían sido del todo injustas tras lo visto en un primer tiempo en el que la superioridad local fue apenas perceptible.

El tono del juego no varió tras el descanso, con un Valencia que apretaba un poco más ante un Celta que trataba de encontrar espacios a la contra, pero que no había salido decididamente a buscar la igualada, aunque la pudo obtener en un cabezazo tibio de Galhardo (minuto 53).

Cuando daba la impresión de que el Celta era capaz de acercarse a la meta de Doménech como no lo había hecho hasta entonces, en una contra, un centro de Maxi Gómez fue cabeceado a propia meta por Néstor Araujo.

El gol adormeció un partido en el que apenas había algo en juego y que estaba condicionado por lo extradeportivo, ya que con dos goles de ventaja el Valencia trató de no correr riesgos, mientras que al Celta le faltaba empuje para recortar diferencias en el marcador. De ahí al final, alternativas y pocas ocasiones de gol.

Con información e imagen de EFE

Print Friendly, PDF & Email
Botón volver arriba