Tiene Israel supuesto acuerdo con Pfizer para “trato preferencial”

Tras adelantarse en la carrera por vacunar a la población contra el nuevo coronavirus, Israel alcanzó un acuerdo con Pfizer, prometiendo compartir gran cantidad de datos médicos con la multinacional farmacéutica a cambio de que mantenga el suministro de su codiciada vacuna.

Los defensores del acuerdo dicen que permitirá a Israel convertirse en el primer país en vacunar a la mayoría de su población, además de proporcionar una valiosa investigación que podría ayudar al resto del mundo.

Pero los detractores dicen que plantea graves problemas éticos, como posibles violaciones de la privacidad y un aumento de la desigualdad global que permite a los países ricos acumular vacunas mientras las poblaciones más pobres -incluidos los palestinos en los territorios de Gaza y Cisjordania, ocupados por Israel– tienen que esperar más para vacunarse.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, que se presenta como el impulsor de la campaña de vacunación de cara a las elecciones nacionales de marzo, dijo este mes que había cerrado el acuerdo con el director general de Pfizer para acelerar la entrega de dosis a Israel.

Israel será un Estado modelo global”, dijo Netanyahu.

Israel compartirá con Pfizer y con todo el mundo los datos estadísticos que ayudarán a desarrollar estrategias para derrotar el coronavirus”, agregó.

El gobierno entregará los datos para “ver cómo influye, primero, el nivel de enfermedad en Israel, la posibilidad de abrir la economía, diferentes aspectos de la vida social, y si hay cualquier efecto de la vacuna”, explicó el ministro israelí de Salud, Yuli Edelstein.

La vacuna de Pfizer, desarrollada con su socio alemán BioNTech, ha recibido autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), la agencia reguladora de la Unión Europea, y se cree que ofrece una protección del 95% contra el Covid-19.

Pero aún queda mucho por saber, como su protección a largo plazo y si puede evitar el contagio del virus.

Israel, que tiene 9.3 millones de habitantes, está considerado como el lugar ideal para estudiar estas cuestiones.

Cuatro organizaciones con financiamiento público prestan su sistema de salud universal y mantienen detallados historiales médicos digitalizados. Este sistema centralizado ha ayudado a Israel a administrar más de dos millones de dosis en menos de un mes. Israel también ha comprado dosis de las vacunas de Moderna y AstraZeneca.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios