UdeC, el patrimonio cultural más importante del estado: Romero Hicks

Este viernes, el diputado federal Juan Carlos Romero Hicks dictó la conferencia “La autonomía universitaria en México” en el Archivo Histórico de la Universidad de Colima, en la que dijo que “la Universidad de Colima, y yo lo afirmo a la distancia, es el patrimonio cultural más importante del estado”.

En este sentido, comentó que el 80 aniversario de esta universidad fue un momento de inspiración, “porque crear una obra es un acto de amor, de visión y de esperanza; esta celebración es un momento extraordinario para reflexionar sobre quiénes somos, de dónde venimos y a dónde queremos llegar”.

Respecto a la Ley Orgánica de la UdeC, Romero Hicks dijo que data de noviembre de 1980 y que “tiene una estructura razonable, según su propia comunidad”; sin embargo, puntualizó, “miembros del Congreso local están proponiendo un cambio, así como está sucediendo en otras entidades como Nayarit, Oaxaca, Aguascalientes y en la propia UNAM”.

En este sentido, prosiguió, “me parece importante que sea la propia universidad la que rija su propio destino”. Comentó que “no pueda haber un proceso de revisión de ninguna Ley Orgánica a espaldas de la comunidad universitaria, sino que ésta debe ser consultada, pues es la que mejor la conoce”.

Las autonomías, añadió, “son importantes porque son contrapesos del poder, para que no haya tentación de cualquier persona, de cualquier grupo de poder externo para que haga ciertas cosas. Dicho de otro modo, la Autonomía es un derecho de los universitarios, una obligación del Estado y una responsabilidad que se ejerce de manera colectiva y cotidiana. Una universidad autónoma es la que decide la selección de sus alumnos, de su personal académico, sus planes de estudio, planes de extensión, y de sus autoridades”.

En líneas generales, al hablar sobre el significado de la universidad, Romero Hicks afirmó que “ser universitario es inspiración, es ponerse la camiseta, es poder darse la oportunidad de la vida: trazar derroteros diferentes. La diferencia entre lo que somos y lo que queremos ser es el tamaño de los ideales, y si hay un lugar donde todo se puede construir a manera de utopía, sin duda es el espacio universitario”.

Una universidad, detalló el también exrector de la Universidad de Guanajuato, “siempre aspira a ser vanguardia y tiene que ser la columna vertebral del cambio, el faro que ilumina, el lugar de la reflexión; si hay un lugar donde el ser humano crea, se inspira, trasciende y donde la utopía se puede convertir en realidad, es el espacio universitario”.

El valor de la universidad, continuó el diputado federal, “reside en formar personas diferentes. Aquí han hecho una tradición que no es una losa que aplasta, sino un trampolín que impulsa a mejores derroteros; aquí hay liderazgo académico, hay patrimonio artístico y cultural, hay infraestructura y varias décadas de trabajo. La maravilla de la universidad son sus personas, su comunidad, el orgullo de pertenencia e identidad, sus raíces profundas y frutos fecundos”.

Para Romero Hicks, exgobernador de Guanajuato, “el principio y la esencia de una universidad es la libertad y el valor que busca es la verdad del conocimiento. Para lograrlo, la libertad es un valor importante, ya que si no hay libertad de cátedra, de investigación, de discusión de las ideas y de difusión de la cultura, entonces no es una universidad: es una parcialidad”.

Para terminar, Romero Hicks dijo que “no tengo capacidad de predicción, pero sí creo en la convicción y vengo a este lugar a refrendar mi credo en la universidad, porque es el tiempo de la universidad pública. Me gustaría una universidad mexicana en que cuando se diga qué se sabe de la pobreza y la desigualdad, se diga ‘aquí está la universidad’; qué hay del tema del derecho y de la inseguridad, cómo se va a resolver el tema de la corrupción y la impunidad, cómo enfrentar nuevas enfermedades y los desastres naturales, ‘aquí está la universidad’. El derrotero de la universidad es estar presentes. Es un privilegio ser universitarios, y cuando se diga Colima es decir ‘aquí estoy presente’. Nadie sabe en la vida la estatura que tiene hasta que la vida le pide que se ponga de pie, y esta universidad está de pie”.

Al darle la bienvenida, el Rector José Eduardo Hernández Nava agradeció la visita de Romero Hicks, quien durante su gestión como rector de la Universidad de Guanajuato logró la Autonomía de esta institución el 21 de mayo de 1994.

Romero Hicks, dijo, “nos advierte que es necesario comprender que la Autonomía no significa perder vínculo con la comunidad ni con la vida colegiada, ni confundir la no injerencia ideológica con la diversidad de pensamiento científico y la paridad académica. Por eso insisto: sin la Autonomía, si no se respeta lo que significa y ha significado en su devenir histórico la libre expresión de las ideas, no podrían los profesores enriquecer la capacidad de análisis y el pensamiento crítico de los estudiantes universitarios, por lo cual se vería, en poco tiempo, el declive del progreso de la sociedad y de las familias. En consecuencia, veremos el declive moral de la nación, el retraso social y el fracaso de la universidad”.

Por lo anterior, Hernández Nava pidió a Romero Hicks su apoyo para que, desde la Cámara de Diputados, se exhorte a los congresos estatales a rechazar las iniciativas de modificación de las leyes orgánicas de las universidades públicas que, como la de Colima, atentan contra la Autonomía Universitaria.

Para finalizar, el gobernador Ignacio Peralta Sánchez señaló que “no es casual que el tema dominante en las conferencias del programa del 80 aniversario de la Universidad de Colima sea la Autonomía Universitaria, uno de los preceptos normativos más trascendentes desde los inicios del periodo posrevolucionario, con profundos efectos hasta nuestros días”.

Recordó las luchas que dieron los jóvenes del continente por la Autonomía y aseguró que el concepto de Autonomía desencadenó procesos profundos en la construcción del país, “no sólo en el ámbito educativo, sino en la propia filosofía de las instituciones nacionales y estatales”. Por eso, concluyó el gobernador, “vulnerar la Autonomía implicaría que el poder temporal, producto de procesos electivos y, por lo tanto, circunstanciales, ejerciera una dirección parcial e interesada en los destinos de la educación superior del país. Ello, por si fuera poco, abriría oportunidades para que otros poderes, incluso extralegales, intentaran conducir los frutos del proceso educativo hacia sus propios espacios de interés”.

Entre otros, asistieron a la conferencia Alicia López de Hernández, directora general del Cedefu; los exrectores Mario de la Madrid, Fernando Moreno, Carlos Salazar, Miguel Ángel Aguayo y Ramón Cedillo, así como Luis Enrique Zamorano, secretario general del SUTUC; Zaret Gaytán, presidenta de la FEUC; Azucena Evangelista, presidenta de la ACU; y Marcelino Bazán, presidente de los Jubilados y Pensionados de la UdeC, además de trabajadores, alumnos, docentes y directivos de la Casa de Estudios y varios diputados locales y federales.

Print Friendly, PDF & Email