Urgen ocho gobernadores a un dialogo directo con AMLO

En una reunión interestatal sobre el Covid-19 celebrada en Tequila, Jalisco, los gobernadores de Colima, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Michoacán, Durango, Guanajuato y Jalisco, acordaron enviar una carta al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para solicitarle un diálogo y unificar criterios y prioridades para el combate al nuevo coronavirus.

En la rueda de prensa ofrecida después de la reunión privada, se dio lectura a un pronunciamiento firmado por los gobernadores de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca; de Jalisco, Enrique Alfaro; de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; de Coahuila, Miguel Riquelme; de Michoacán, Silvano Aureoles; de Durango, José Rosas Aispuro; de Colima, José Ignacio Peralta, se sumó el mandatario de Guanajuato, Diego Sinhue.

Así, el mandatario de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, mencionó que la coordinación, comunicación y la estrategia nacional para atender la epidemia por el Covid-19, “han estado separadas de la realidad y de las necesidades que tienen los contagiados en las entidades federativas, por lo menos en lo que respecta a los estados que representamos en este grupo”.

Dijo que han sido pocas las reuniones virtuales que se han tenido con los funcionarios federales, las cuales, aseguró, no han tenido ninguna utilidad porque no están autorizados para tomar decisiones y solo han servido para anunciar lineamientos y decisiones unilaterales, lo que evidencia que no hay o no existe un mecanismo real de coordinación para atender la epidemia.

Por ello, indicó, “los gobernadores hemos atendido, solos, esta emergencia sanitaria con nuestras capacidades y recursos que sin duda, son insuficientes para el tamaño del desafío”.

“Una muestra clara es la implementación equivocada del semáforo nacional y su diferencia con los indicadores locales, la imprecisión y contradicciones de la autoridad federal de salud, confundió a la ciudadanía y generó la percepción equivocada de que podían abandonar la cuarentena y salir a la calle a partir del primero de junio, eso se refleja en un incremento importante en la movilidad en los estados que en muchos casos rebasa ya el 30%. Primero se dijo que era el 18 de mayo y luego que el primero de junio”, indicó.

Señaló que en la reunión entre funcionarios del Gobierno federal y los gobernadores, se acordó que el semáforo nacional sería dado a conocer con anterioridad a los mandatarios estatales para poder ser revisado y, sin embargo, ese acuerdo no ha sido cumplido por la Federación.

Por lo tanto, dijo, “los estados seguimos regulándonos por semáforos locales en la estrategia regional que hemos denominado ‘Nueva Convivencia Social’. Somos un grupo de gobernadores electos democráticamente, que nos resistimos a las políticas federales impuestas, porque consideramos que no atienden con recursos y solidaridad, el fondo de la crisis de salud y económica que enfrenta toda la población de nuestros estados”.

 

En ese marco y dada la situación tan compleja, puntualiza el pronunciamiento leído por Aureoles Conejo, “es urgente un diálogo directo con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para unificar criterios en los estados y definir prioridades que nos permitan salvar vidas por contagios del coronavirus o por otras enfermedades, que también están presentes”.

También, añadió, “es urgente que ante las imprecisiones del vocero de salud, sea el Consejo de Salubridad General quien defina los lineamientos federales para la reapertura económica y social. Esta coordinación de los (ocho) estados, es a favor de más 35 millones de mexicanas y mexicanos que requieren respuestas inmediatas ante la mayor crisis sanitaria y económica del último siglo”.

Como autoridades constitucionales, advirtió, “los gobernadores nunca vamos a renunciar a la obligación y al interés legítimo de proteger a nuestra población. No vamos a permitir que nuestra gente se muera, sin hacer hecho todo lo que esté a nuestro alcance para evitarlo”.

Dio a conocer que la próxima semana, los estados de la región centro-bajío-occidente, iniciarán reuniones para acordar una agenda común de reactivación económica.

“Sin embargo, insistimos en que la crisis nacional que enfrentamos requiere ser enfrentada por todas las fuerzas del país y por todas las instituciones que conformamos el estado mexicano. Por eso hacemos un llamado a la Federación a dialogar y a asumir la responsabilidad que la ley demanda”, precisó el pronunciamiento.

La agenda de 8 puntos

Por su parte, el gobernador anfitrión, Enrique Alfaro, informó que además del posicionamiento, se acordaron ocho puntos concretos en la agenda de salud:

Primero, que los gobernadores aquí reunidos rechazamos el semáforo construido de manera unilateral, porque se ha violentado por segunda ocasión el acuerdo de libre consenso con todas las entidades federativas y en particular en un diálogo directo con el Consejo de Salubridad.

Segundo, cada entidad federativa tendrá su semáforo y será el que esté vigente.

Tercero, todos los estados entendemos que estamos en una etapa de aceleración de contagios y tenemos que actuar de manera cautelosa.

Cuarto, los estados continuaremos con nuestras estrategias específicas de reapertura gradual de la economía.

Quinto, entendemos todos que tenemos que aprender a convivir con el riesgo y hacemos un llamado a todos los niveles de gobierno y a la sociedad en general, a movernos con los protocolos de esta nueva realidad en la que vivimos.

Sexto, reforzaremos el modelo de la aplicación de pruebas y se conformará una mesa jurídica para la redacción del pacto legal de la nueva realidad, donde analizarán por ejemplo, establecer la obligación de hacer pruebas a las empresas y otras actividades económicas.

Séptimo, se realizarán y establecerán los criterios de nueva civilidad en caso de ser necesario, volver a disminuir la movilidad y aumentar el aislamiento social. Estas medidas se van a trabajar con los secretarios de Salud.

Ocho, seguiremos invitando a la ciudadanía a mantener la actitud de corresponsabilidad en el manejo de la epidemia, todos los gobernadores coincidimos que sin el apoyo y el compromiso de los ciudadanos, no habrá estrategia que funcione, no habrá manera de salir de esta grave crisis sanitaria.

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios