Mundo

Viajará una clínica abortiva móvil a la frontera de estados restrictivos

Facilitar el acceso libre al aborto para las ciudadanas de los estados más restrictivos será el objetivo de la primera clínica móvil creada por Planned Parenthood, una caravana que viajará por localidades fronterizas del estado de Illinois.

El domingo (2) se cumplieron 100 días desde que el Tribunal Supremo revocara el fallo “Roe contra Wade”, que desde 1973 protegía el derecho de la mujer a elegir, y para señalarlo la organización ha anunciado varias iniciativas.

La clínica móvil, que estará operativa antes de fin de año, servirá para que las pacientes de regiones fronterizas del sur de Illinois (que colinda con Misuri y Kentucky, dos de los estados más restrictivos) puedan recibir atención más cerca del lugar donde viven.

Está equipada para brindar todos los servicios disponibles en otros centros de la organización, propietaria de la mayor red de clínicas de salud reproductiva de Estados Unidos, y cuenta con dos salas de consulta, un laboratorio y una sala de espera.

Durante los primeros meses, la unidad brindará medicación abortiva hasta las 11 semanas de gestación, una opción que representaba más de la mitad de los abortos realizados en Estados Unidos antes de la decisión del Supremo.

La existencia de esta clínica ayudará a reducir las distancias del viaje que miles de mujeres tienen que hacer desde que, como consecuencia de la supresión del derecho federal al aborto, numerosos estados hayan impuesto duras restricciones.

“Durante los últimos 100 días, he atendido a personas de todo el país que viajaron al sur de Illinois para recibir servicios abortivos. Estas pacientes están navegando por una carrera de obstáculos, diseñada políticamente, para acceder al aborto y otros servicios básicos de salud”, denunció Colleen McNicholas, directora médica de Planned Parenthood en la región de Saint Louis y el suroeste de Misuri.

Además, señaló Planned Parenthood en un comunicado, esta iniciativa aliviará el trabajo en el centro de salud de Fairview Heights, a 20 millas de la frontera entre Illinois y Misuri.

Ese centro ha visto un aumento del 30% en sus pacientes, una situación que ha causado que los tiempos de espera para las citas médicas hayan pasado de cuatro días a dos semanas y media.

Con información e imagen de EFE

Botón volver arriba