Vive Festival Zanate maratón de cine documental

El tercer día de actividades de la edición 14 del Festival Zanate se vivió con un maratón de funciones de cine documental en la Pinacoteca Universitaria, donde el público tuvo la oportunidad de dialogar con los realizadores de los distintos filmes.

Según detalla un boletín de prensa, las presentaciones para ese día fueron: Ecos, de Pedro Pablo Hernández de Obeso, Joab Gabriel Molina Ruvalcaba y René Villanueva Gámez; Los barbones de la loma, de Marcos Hidalgo; Esmeralda, de Samantha Orozco Carvallo y Francisco Machado, Vaychiletik, de Juan Javier Pérez y No son horas de olvidar, de David Castañón.

Francisco Machado, realizador del proyecto Esmeralda, comentó que el filme fusiona el documental con la animación logrando retratar la historia de Óscar, un hombre originario de Sonora que hace más de 40 años se enamoró de un maniquí en Hermosillo, la capital sonorense.

Además, contó que desde el principio estaban firmes en apostar por la decisión de incluir en el cortometraje la animación para contar la historia.

“Creo que desde el principio estábamos convencidos de que esa era la manera de contarla, esta perspectiva siempre se nos hizo que era la que quedaba para poder contar la historia desde el respeto y desde el amor que veíamos. Nosotros también veíamos que era una historia muy bonita, de mucho amor, nos costaba conseguirlo de otra manera, fue muy difícil lograrlo, las cuestiones técnicas y de profesionalización de nosotros, sin duda, es una apuesta”.

Y agregó: “Fue influencia de Samantha (codirectora), que ya tenía experiencia en la técnica en trabajos escolares y personales, ella traía esa influencia, ella realiza completamente el diseño de los personajes y de las maquetas. Y al considerar estos dos mundos y la visión de ella en el guion coincidía perfecto, nos gustaba el reto, a mí siempre me gustó la animación, esta mezcla con el documental, siento que cuenta más la realidad que era siendo animada”.

Para el cineasta, este corto no retrata la historia que todos conocen en Hermosillo, sino una historia de amor real.

“Era la historia que veíamos ahí más allá de otros detalles más superficiales para nosotros. En Hermosillo es una historia muy famosa, pero es famosa como el Eterno Enamorado, entonces sí veíamos como esta intención que podíamos lograr de contar la historia de Arturo Chávez, del señor que fue, no de la leyenda, del mito, del personaje social, sino de Arturo Chávez, pensábamos en Arturo, no pensábamos en el Eterno Enamorado, no pensábamos en contar la historia del Eterno Enamorado y del maniquí, sino de Arturo y Esmeralda

Destaca asimismo que la relación de Oscar y Esmeralda representa el amor que no se apaga y que no se da por vencido.

Esmeralda era su novia, su prometida, el amor que perdió, y te diría siendo nosotros los creadores que Esmeralda no es un maniquí, Esmeralda es solo la representación en el que el proyectaba su novia, y ya en un sitio más amplio, pues Esmeralda es el amor que tenemos, el que no decae”.

Print Friendly, PDF & Email