• Dom. May 19th, 2024

Contrarresta Panamá el crimen organizado que saca provecho de la migración irregular

Las autoridades de Panamá han establecido un férreo “bloqueo marítimo” en el pueblo de Puerto Obaldía (Caribe), el principal paso fronterizo con Colombia, para contrarrestar el crimen organizado que “está detrás” y saca provecho de la migración irregular, dijo una fuente oficial.

La incautación de más de 6 toneladas de drogas y de más de 24 lanchas, la mitad de ellas confiscadas a “coyotes” que las usaban para llevar migrantes irregulares que buscan ir a Norteamérica evadiendo la peligrosa selva del Darién, son parte de las acciones derivadas de este control marítimo en el Caribe panameño.

“En una semana y media se han decomisado más de 6 toneladas (de drogas) en el Caribe, hemos también detectado lanchas que nos traen pastillas, pastillas que tienen que ver con una (llamada) droga de sueño que aquí en Panamá muy poco existe”, detalló el ministro panameño de Seguridad Pública, Juan Manuel Pino, en un recorrido por el poblado de Puerto Obaldía en la comarca Guna Yala.

Las embarcaciones, además de su vinculación con el narcotráfico, están relacionadas también con el contrabando y otros delitos.

El titular del Ministerio de Seguridad Pública de Panamá (Minseg) valoró que este bloqueo marítimo ha sido “eficiente” desde que se lanzó la llamada Campaña Escudo en el oriente del país hace casi 6 meses, para contrarrestar al crimen organizado que se vale de los migrantes.

Pino indicó que esto es parte de los esfuerzos entre el Servicio Nacional de Fronteras y el Servicio Nacional Aeronaval, “buscando, bajar la intensidad de esta inmigración y principalmente luchando contra el crimen organizado que anda detrás de esa inmigración que viene del Golfo Urabá” (en Colombia). ¿Qué nos viene (además) del Golfo de Urabá?: contrabando, narcotráfico”.

“Entonces estamos haciendo todos estos esfuerzos para contrarrestar este crimen organizado que anda detrás de la migración aprovechándose de este factor humano”, remarcó.

El jefe policial reiteró que por ello el “bloqueo ha funcionado” y que esto se puede medir porque “la cantidad de personas que han ingresado a través de la ruta marítima ha bajado entre los meses de agosto y este mes de septiembre especialmente”.

“Porque realmente nosotros sabemos que no es una ruta, Darién es una jungla”, afirmó Pino.

En lo que va del año, según cifras divulgadas por el Minseg el jueves pasado, han pasado 402,030 migrantes irregulares por la selva de Darién, de ellos 254,670 venezolanos, 47,826 ecuatorianos y 38,185 haitianos.

Es un récord histórico que deja atrás los 248 mil migrantes registrados en 2022 y los 133 mil de 2021, y que se vislumbraba entre los escenarios más críticos de este fenómeno de migración masiva y visible que comenzó en 2015 con el tránsito de miles de cubanos hacia Estados Unidos.

Ante esta oleada, las autoridades de Panamá ya han dicho que podría llegar a medio millón el número de personas que crucen la selva este año.

Autor

Por EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *