• Vie. Abr 12th, 2024

ARTÍCULO: Menos espacio para vivir

PorEFE

Ago 2, 2023

Por Raphael Alves y Carlos Meneses

El sauim-de-coleira o tamarino calvo, endémico de Manaos y sus alrededores, es el primate más amenazado de la Amazonía y cada vez tiene menos espacio para vivir con aproximadamente 7,500 kilómetros cuadrados, -0.1% de todo el ecosistema amazónico-. El avance inexorable de la ciudad de Manaos, en Brasil, ha dejado a este macaco, único en el mundo, aislado entre la selva de cemento que crece a su alrededor.

Brasil, que entre los días 8 y 9 de agosto acogerá una Cumbre de Líderes de los países amazónicos impulsada por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para discutir el futuro del bioma, alberga en su vasto territorio la mayor diversidad de primates del planeta.

Son 135 especies y subespecies reportadas en este país continental y de entre todos ellos, el tamarino calvo es el protagonista de una historia de supervivencia y desgracias. De pelaje blanco y marrón y cabeza pelada en negro, el primate está “en peligro crítico de extinción”.

Se estiman que quedan aproximadamente 35 mil primates de tamarino calvo, pero cada grupo tiene solo una hembra, lo que reduce considerablemente el número de animales reproductores de la especie.

El crecimiento poblacional de la capital del estado de Amazonas es constante desde finales de la década de los 60’s, coincidiendo con el advenimiento de la Zona Franca, creada para convertir a Manaos en un polo industrial, comercial y agropecuario en medio de la jungla.

Durante los 60’s, Manaos tenía menos de medio millón de habitantes y actualmente, su población aumentó a más de 2 millones.

“La ciudad se expandió de manera desorganizada, con invasiones de tierra que hoy son grandes barrios populares. Se hizo de forma desastrosa”, explica a EFE el biólogo Marcelo Gordo, profesor de la Universidad Federal de Amazonas.

Hoy hay mejores normativas en materia de planificación, pero raramente se cumplen, según Gordo. Y en medio de todo, el tamarino calvo.

Peligros que enfrenta

Esa es la principal amenaza del también llamado saguinus bicolor: la destrucción de su ya reducido hábitat.

“La carretera va cortando selva y se van creando microfragmentos forestales que acaban aislando a las poblaciones”, indica el también biólogo Maurício Noronha, uno de los fundadores del Instituto Sauim-de-coleira, dedicado a la conservación del animal.

Los macacos terminan atrapados en pequeñas porciones de bosque tropical, lo que a la larga reduce su variabilidad genética. “Y eso es el principio del fin de la especie”, alerta Noronha.

La otra opción que tienen es enfrentarse al mundo de los humanos para ir a otras zonas selváticas de la ciudad, con el riesgo de morir atropellados, electrocutados o incluso cazados por gatos o perros, ante la ausencia de corredores ecológicos.

Alta importancia ecológica

Su pequeño tamaño -cada individuo pesa alrededor de medio kilo- podría hacer creer que es insignificante, pero su papel dentro de la selva es “bien relevante”, apunta Gordo.

Es presa de animales mayores, como los felinos, pero sobre todo es un “gran dispersor de semillas”. Su dieta se basa en pequeños vertebrados y huevos de aves, pero también se alimenta de frutos y eventualmente néctar y flores.

“Acaba llevando las semillas a otros lugares. Es una especie muy importante para la recuperación de la selva”, comenta Gordo.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Por EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *