Mié. Jun 19th, 2024

Suministraron al obispo una sustancia que lo mantiene adormilado: abogado

Por EFE Abr30,2024 #FGE #Inseguridad #secuestro #Violencia

Salvador Rangel Mendoza, obispo emérito de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, sigue sin poder hablar, debido a que sus captores le suministraron una sustancia que lo mantiene adormilado, declaró su abogado Pedro Martínez.

“Él (Salvador Rangel) está estable y la sustancia que le suministraron tardará 3 días para que le salga del cuerpo, por lo que hasta el momento no hemos podido platicar con él”, señaló el abogado.

Según publica Reforma en su edición digital, Martínez Bello afirmó que, una vez que el obispo se encuentre en buenas condiciones de salud, acudirá a la Fiscalía General del Estado para rendir su declaración.

“No sabemos qué tipo de sustancia le aplicaron al obispo y es la Fiscalía la que seguirá profundizando la investigación”, refirió.

El obispo Salvador Rangel está internado en una clínica privada, luego de recibir una primera atención en el hospital público “Dr. José G. Parres”, a donde fue llevado por personas desconocidas.

Hasta ahora, indicó el abogado, no existen indicios de que Salvador Rangel haya sido golpeado por las personas que lo retuvieron, le quitaron su camioneta y le robaron el dinero de sus tarjetas bancarias.

“Nos dimos cuenta de la sustracción de dinero porque la banca móvil que tiene instalada en su teléfono celular empieza a dar las notificaciones”, dijo Pedro Martínez.

De acuerdo con la denuncia presentada ante la FGE de Morelos, el obispo salió el sábado pasado, a las 7:30 de la tarde, de su domicilio, ubicado en el fraccionamiento Las Flores, en Jiutepec, Morelos.

Rangel, precisó Reforma, dejó su teléfono celular en casa y por eso, gracias a las notificaciones, el chofer del prelado se percató de los retiros de efectivo.

Las personas que retuvieron al obispo le habrían robado unos 20 mil pesos.

Después de su retiro como obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa en 2022, Salvador Rangel se fue a vivir a Jiutepec, a una casa ubicada cerca de la iglesia de El Santuario.

A finales de febrero, el obispo declaró que se iba a mantener en perfil bajo, porque habría recibido amenazas de muerte.

Con información de Reforma

Autor

By EFE

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *