• Jue. Jun 13th, 2024

ARTÍCULO: Bucarest y sus “puntos rojos”

PorEFE

Ago 16, 2023 #Opinión

Por Júlia Bacardit

En 1977, un terremoto de 7.5 dejó más de 1,400 muertos en Bucarest, una de las ciudades más vulnerables de Europa ante sismos. Los expertos advierten de que, si un temblor así se repitiera, unas 95 mil personas que viven en edificios en mal estado podrían quedar atrapadas en los escombros.

Aquel sismo, con epicentro a 200 kilómetros al norte de la capital, es considerado el segundo más fuerte registrado durante el siglo XX en Rumanía, un país ubicado en una de las zonas sísmicas más activas de Europa.

En aquel temblor, unos 33 mil edificios quedaron destruidos o dañados,

La directora científica del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo de Física de la Tierra (INCDFP), Carmen Ortanza Cioflan, asegura a EFE que es “casi seguro” que en los próximos años se producirá un temblor como el de 1977.

“Por desgracia, muchos edificios de la capital no han sido probados sísmicamente”, advierte la experta.

A su ubicación en una zona sísmica y a la consistencia arenosa del terreno, se une otro elemento de riesgo: el mal estado de cientos de edificios.

En la década de 1990 la Alcaldía de Bucarest empezó a clasificar los edificios según su riesgo sísmico. Los de categoría I, los más vulnerables, están marcados con un punto rojo que advierte de esta condición, pero no obliga a su desalojo.

Muchos están alrededor del céntrico Bulevar Magheru, donde se ubican muchos teatros, cines y edificios modernistas hoy cerrados o en mal estado por la falta de mantenimiento.

El Ayuntamiento de Bucarest publicó en 2022 un listado con 852 bloques revisados, de los que 363 pertenecen a la clase I, lo que supone un elevado riesgo de colapso en caso de un fuerte terremoto.

Ese mismo año un informe del Comité para Situaciones de Emergencias de Bucarest concluyó que si un terremoto de 7 ocurriera de noche, unas 95 mil personas quedarían atrapadas bajo edificios derrumbados.

Ese análisis reduce a 6,500 muertos y 16 mil heridos el saldo de víctimas si el sismo se produjera durante el día, cuando los edificios residenciales están más vacíos.

En total, 450 mil de los 2 millones de vecinos de Bucarest viven en 23 mil edificios actualmente en las categorías I, II y III de riesgo sísmico, lo que supone posibles daños significativos, desde grietas en las paredes a desplomes de parte de las fachadas o derrumbes completos.

Marian y Gheorge, actores de profesión, viven en un edificio marcado con un punto rojo en el bulevar Magheru.

“No tenemos miedo. Este edificio aguantó bombardeos. Aguantó el terremoto de 1977, las paredes son fuertes”, cuentan a EFE.

Marian señala un edificio, marcado con el punto rojo, en una calle cercana y asegura que todos los pisos se alquilan a través de una conocida plataforma de apartamentos turísticos.

El número 18 del bulevar Gheorghe Magheru también tiene un punto rojo y 3 de las propietarias de pisos del bloque afirman que no tienen dinero para mudarse ni les asusta un terremoto como el de 1977.

Además, cuentan que desde que el edificio entró en la categoría I deben renovar cada año su seguro del hogar y que a los nuevos inquilinos les es imposible contratar una póliza.

La ley impide que los edificios de clase I de riesgo sísmico puedan ser asegurados a no ser que sean sometidos a reparaciones estructurales.

Desde finales de 2022 y hasta el pasado 1 de agosto, los propietarios de pisos en edificios con riesgo sísmico de clase I y II pudieron solicitar la financiación al 100% de las obras.

Según el Ministerio de Fomento, el programa recibió más de 235 solicitudes en los primeros meses, 128 de ellas en Bucarest.

Los 867 millones de euros de los que está dotado este proyecto forman parte de fondos europeos que Rumanía se arriesga a perder por no cumplir los requisitos que plantea Bruselas.

La sensación de seguridad de muchos vecinos porque sus edificios ya aguantaron el temblor de hace 46 años no tiene sustento técnico, como señala el arquitecto Savonea.

“Todos los edificios tienen una reserva de resistencia. Si un bloque sobrevivió a 2 terremotos, es fácil que no sobreviva un tercero, por las microfisuras internas”, alerta.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Por EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *