• Mié. May 22nd, 2024

COLUMNA: Escaparate Político

PorRedacción

Ago 30, 2023

Por Amador Contreras Torres

Segunda de 2 partes

Lo relevante. Ha trascendido, que Beatriz Paredes afirma que no va a declinar a favor de Xóchitl Gálvez, como lo han sugerido y presionado diversos partidos y actores políticos. Como el mismo dirigente nacional del PRI, Alejandro Alito Moreno, que dijo este lunes (28) que reconoce que las encuestas no favorecen a Beatriz Paredes y que este miércoles (hoy); el partido va a manifestar un pronunciamiento al respecto. O sea, es posible que le retiren al apoyo a la tlaxcalteca para dar paso a Xóchitl Gálvez en aras de la unidad del Frente Amplio por México, pues muchos consideran que, en este momento, es una mejor carta y tiene más fuerza en la sociedad civil para disputar a Morena la Presidencia de la República. Contexto. Sin duda alguna, ella ha venido a cambiar la política mexicana con su frescura y su capacidad de convencer a los votantes, un rasgo que no tienen otros candidatos, ni siquiera Beatriz Paredes que es una gran oradora y tiene un gran oficio político, o Marcelo Ebrard, cuya sapiencia y experiencia en la gestión gubernamental le es reconocida por propios y extraños. Sin embargo, carecen de esa capacidad de comunicación política y de conexión emocional que tiene Xóchitl Gálvez que ha logrado metabolizar la batalla por la Presidencia de la República, como bien lo apuntó con agudeza el columnista Raymundo Riva Palacio, para que la disputa sea real con Morena. Hasta antes de la aparición de Xóchitl, en el escenario nacional de la sucesión, apenas hace 2 meses, todo parecía muy tranquilo para Morena; la elección se perfilaba como un día de campo. En sólo 2 meses, se posicionó con fuerza como una carta muy seria para la sucesión presidencial. Hoy, la disputa puede ser genuina, sí la candidata es Xóchitl frente a Sheinbaum o en su defecto Ebrard -si es que da la sorpresa-. En cambio, si la candidata es Beatriz, hay serias dudas, de si el voto duro del PRI es suficiente para vencer en las urnas a Morena. En ese escenario, Morena luce imbatible. Alfaro. En este contexto, con una sucesión presidencial adelantada, observamos que hay una severa fractura en Movimiento Ciudadano. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro pinta su raya y se deslinda del dirigente nacional, Dante Delgado quien insiste en ir solos a la contienda presidencial, y es acusado de esquirol, traidor a la democracia y funcional al régimen, por Jesús Zambrano, dirigente del PRD. Vemos, entonces, que Alfaro y su poderoso grupo en Jalisco parece querer apoyar a Xóchitl Gálvez para la confrontación por la Presidencia de la República, un tema en el que Dante Delgado se opone, pero, con el riesgo de la fractura interna. En lo que concierne a Morena, todo parece vislumbrar que se perfila Claudia Sheinbaum con el visto bueno del presidente López Obrador. Decía el sabio Don Jesús Reyes Heroles: “lo que parece es”.  La mayoría de las encuestas de mayor prestigio se decantan por Sheinbaum y una que otra dice que, por Marcelo Ebrard. El 6 de septiembre se sabrá el veredicto final de las encuestas y si todo sigue como va y no hay un imprevisto, veremos en la boleta electoral a la ex Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Enigma. Si el resultado interno en Morena le es adverso a Marcelo Ebrard no sabemos cómo va a reaccionar. En el pasado se ha disciplinado y 2 veces ha cedido su lugar ante el hoy presidente López Obrador y han trabajado juntos desde hace 23 años. Sin embargo, hoy, es su última oportunidad, por su edad y la coyuntura, para buscar ser candidato presidencial. Es un enigma como va a actuar Marcelo. Si se disciplina y se allana para colaborar con Sheinbaum o, bien si rompe con Morena y se va a buscar una candidatura presidencial por Movimiento Ciudadano, con el apoyo de una fracción de Morena, otra parte del Partido Verde y una fracción del PT que simpatiza con una eventual candidatura de Marcelo a la Presidencia. Por supuesto, que no ganaría por MC, pero bien puede dividir el voto opositor y facilitar el triunfo de Morena a la Presidencia de la República. No sabemos si esa jugada ya la tengan vista con el presidente AMLO o es algo que pueda surgir por accidente y una ruptura real -y no a valores entendidos- con Morena. Al parecer, si hay una enemistad personal fuerte entre Ebrard y Sheinbaum lo que hace suponer imposible que Marcelo se sume a su campaña o a un eventual cargo en el gabinete. La oposición. En lo que respecta a la oposición, además de la fuerza de las clases medias y altas, hay poderes fácticos que están con Xóchitl como los ex presidentes, los mercados financieros internacionales, los empresarios y la Casa Blanca que no quieren un segundo sexenio del proyecto de AMLO en la Presidencia de la República. Esta parte importante de la sociedad civil y los poderes fácticos apoyan a Xóchitl, pero no a Beatriz a la que perciben como una candidata a modo, para que gane Morena. Este es el estado de la cuestión, hasta este instante, en que usted lee estas líneas, y observamos que la contienda por la presidencia se perfila cerrada entre dos grandes fuerzas; es el fuerte choque de trenes con resultados asaz inciertos.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *