• Mié. May 22nd, 2024

COLUMNA: ¡Hablando Claro!

PorRedacción

Ago 29, 2023

Xóchitl y Beatriz

Por Ramón Pérez Gutiérrez.

El resultado final del proceso interno del Frente Amplio no está dicho, Beatriz Paredes y Xóchitl Gálvez se convirtieron en las únicas aspirantes que buscan la coordinación del Frente Amplio.

Han pasado ya 6 foros del Frente Amplio por México en los que la ciudadanía ha podido conocerlas a fondo y saber de qué están hechas.

Ambas aspirantes coinciden en que lo que se busca desde el Frente Amplio es la democratización, la posibilidad de que la gente pueda incidir o participar en las decisiones y que solo la ciudadanía es la que puede fortalecer el proceso.

Las 2 aspirantes han unido sus voces para manifestar su desacuerdo con la política social, internacional y de salud del presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien han criticado por la falta de tacto hacia los migrantes, su poca presencia en foros internacionales, por no escuchar que el país tiene un grave problema de inseguridad, por aferrarse a continuar con los proyectos insignia, los cuales han significado un costo muy por encima de lo presupuestado y aún no se han concluido.

Si bien las aspirantes a coordinadoras del Frente Amplio por México han ido ganando preferencia a nivel nacional, no significa que tengan el triunfo asegurado.

Algunas de las fortalezas con las que cuenta Xóchitl Gálvez, es su salto de manera inesperada a la escena pública en medio de la controversia en torno al procedimiento de selección de la persona que coordinará el Frente.

Su capacidad de crecer rápidamente como una fuerte aspirante que ha sido potenciado con mayor facilidad por el impulso que le han dado no solo sus simpatizantes sino su principal opositor, el presidente López Obrador. Por otra parte, el potencial que tiene para crecer sin tanto esfuerzo entre sectores vulnerables, entre las mujeres y gran parte del sector empresarial.

Su trayectoria personal la coloca como un enemigo del partido en el poder, MORENA, caracterizado por la polarización y el rompimiento de la unidad nacional.

Xóchitl es una mujer surgida de la clase trabajadora, y lejana de las élites políticas, de origen indígena de habla sencilla y directa que entiende fácilmente a la mayoría de la población. Su carácter y desenvolvimiento son ventajosos porque le facilita responder sin mayores miramientos y con todo tipo de tonos a los ataques que provengan de hombres o mujeres.

Su trayectoria académica y profesional son un ejemplo de superación personal. Su crecimiento como ingeniera y empresaria en el ramo de la tecnología. Además, el que conozca y sea reconocida en el mundo de las herramientas tecnológicas, le abre paso entre sectores académicos y productivos que generalmente ven a los políticos como personas sin preparación.

No se le conocen hechos de corrupción en su paso por los diferentes cargos que ha desempeñado, como titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas ni como jefa de la entonces Delegación Miguel Hidalgo de la Ciudad de México, ni ahora como Senadora de la República por el PAN.

Otra fortaleza no propia sino ganada a pulso, es la promoción que le ha estado haciendo el presidente de la República cada mañana en sus discursos, desde la misma tribuna y con los mismos recursos públicos con los que fija a diario los temas de la agenda nacional ha mencionado el nombre, imagen y hasta propuestas de la senadora.

La última es su agilidad para responder con demandas y denuncias a las acusaciones en su contra lo que le ha permitido contener rápidamente los señalamientos y hasta revertirlos a quienes se los profieren quedando ella, además, como víctima y perseguida del régimen.

Por otra parte, algunas de las fortalezas de Beatriz Paredes son las siguientes: personifica a una de las figuras más destacadas del PRI, con medio siglo de experiencia en la política, licenciada en Sociología por la UNAM. Además, cuenta con un posgrado en Literatura Hispanoamericana por la Universidad de Barcelona y un diplomado en alfabetización de adultos.

Tiene una amplia trayectoria en la administración pública, donde ha obtenido cargos como diputada local en Tlaxcala, en el Poder Ejecutivo Federal Subsecretaria de Reforma Agraria, Subsecretaria de Gobernación, Subsecretaria de Desarrollo Político, de la Secretaria de Gobernación; ha sido diputada en varias ocasiones habiendo presidido la Cámara de Diputados y el Congreso de la Unión. Fue la primera mujer en gobernar Tlaxcala, ha sido embajadora de México en Cuba y Brasil, integrante de los Consejos de Administración del Banco de Crédito Rural y de BANOBRAS. Integrante del Consejo del DIF Nacional; secretaria general de la Confederación Nacional Campesina y presidenta del Partido Revolucionario Institucional entre otros cargos.

Beatriz es una mujer que ha ganado y perdido elecciones y que se ha reinventado, tiene las manos limpias y tiene una reconocida trayectoria con prestigio nacional e internacional sin escándalos de corrupción.

Hay quienes dicen que cuando Beatriz habla, todos sin importar filias y fobias, callan y escuchan con atención su discurso porque además de profundo no es confrontativo sino positivo y conciliador.

Es sin duda la pieza con una amplia preparación y con sobrada experiencia para coordinar los trabajos del Frente Amplio.

Podríamos decir que Beatriz debería ser la coordinadora de los trabajos del Frente Amplio por México, si lo que se busca es ofrecer una carta experimentada y capaz de encarar los gravísimos problemas del país.

Sin embargo, la democracia es imperfecta y aún no logra hacer que ganen las elecciones las mejores mujeres y hombres sino quienes realizan mejores campañas.

No obstante, existe una corriente fuerte en el Frente que asegura que la mejor preparada es Beatriz, pero la mejor candidata sería Xóchitl, sobre todo por los rounds que ha ganado al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Incluso hay quienes piensan que MORENA estaría más cómodo teniendo a la priista de adversaria.

Para finalizar, ambas pueden hacer un gran papel en la campaña, no cabe duda que el proceso del Frente concluirá de manera exitosa, y por ello se deben esperar las encuestas y resultados del 3 de septiembre.

Lo rescatable del proceso es que en una contienda donde en un principio había más de 30 aspirantes de la oposición, hoy queda centrada en 2 mujeres, con trayectorias un tanto diferentes.

Las 2 aspirantes son de lo mejor que tenemos, nos permite ver con optimismo el futuro.

México está en la antesala de tener a la primera mujer presidenta, esperemos que el proceso se legitime y para ello se requiere llegar al final y que sea lo que la ciudadanía decida con su participación.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *