Mié. Jul 24th, 2024

Otorga Bellingham el triunfo al Real Madrid en el debut del Unión Berlín en la Champions

Por EFE Sep20,2023 #Deportes

Cuando un debutante en la Liga de Campeones como el Unión Berlín daba al Real Madrid su primer aviso de la temporada y el empuje blanco, con más alma que futbol, moría entre remates a los postes y paradas de Ronnow, en la última acción del tiempo añadido un cañonazo de Fede Valverde quedó muerto para que la bendición de Jude Bellingham se extendiese en su estreno europeo en el Santiago Bernabéu.

No fue el día, pero a buen seguro que llegará, porque Carlo Ancelotti anda falto de recursos ofensivos para cambiar el rumbo de partidos como el que se le presentó en el primer paso en la Champions. Un Real Madrid sin alma en la primera parte y desbocado en la segunda hasta encontrar el premio en el último suspiro en su trigésimo remate. Cuando la impotencia se reflejaba en Joselu, se puso el disfraz de salvador Bellingham en un día en el que su influencia en el juego se había rebajado.

Un disparo a puerta, un testarazo tempranero de Joselu, y 8 disparos a la nada de un Real Madrid falto de profundidad por las bandas ante una defensa de 5 y un equipo rocoso como el Union Berlín, el menos goleado de la pasada Bundesliga, que se parapetó como fórmula para puntuar.

Faltó fluidez en el juego madridista. Sin engrasar bien la pareja Tchouaméni-Camavinga, con Luka Modric partiendo de interior derecho, pero con tendencia natural a ir hacia dentro y chocar con Bellingham. No encontró el inglés su sitio en su estreno europeo en el Santiago Bernabéu. Ni el Real Madrid el juego adecuado para imponerse.

Sin el agitador Vinícius, al que añoró más que nunca el Real Madrid, ya solo quedaba la opción Rodrygo. Lo intentó con movilidad, pero sin acierto y tras los 2 testarazos iniciales de Joselu, la impotencia se fue apoderando del equipo blanco. Una falta a la nada de Alaba, un disparo lejano a la grada de Tchouaméni y la ansiedad representada en Nacho.

El primer día de rotaciones de Carletto no había funcionado ante un Union Berlín, debutante e inexperto en la Champions que optó por protegerse con la experiencia de Bonucci y perder opciones de contragolpe con la suplencia de Fofana. Y lo intentó cambiar con el arreó habitual del Bernabéu tras el paso por los vestuarios, pero los postes evitaron que el partido cambiase su rumbo.

Apareció Ronnow para sentir que el segundo acto sería una historia diferente, tapando el disparo de Rodrygo y aliándose con el travesaño que repelió el segundo intento del brasileño. Camavinga, desde la frontal, lo acariciaba también en un trío de ocasiones en menos de un minuto que generaba más peligro que todo el primer tiempo.

Aumentó el ritmo de la posesión el Real Madrid y el conjunto alemán comenzó a sufrir. De golpe, todo ganaba naturalidad, Rodrygo aparecía con continuidad, Camavinga se descolgaba en ataque dinamitando el equilibrio rival y Modric repartía juego.

Se marchaba el partido y Ancelotti miraba al banquillo y no encontraba ningún delantero del que tirar. La entrada de Kroos y la de Fede Valverde, la final de Brahim y Fran García, aumentaban el impulso de su equipo. Joselu volvía a estar cerca del gol con un remate que acarició el palo, Rodrygo perdonaba ante el lamento del Bernabéu que explotaba en la última acción del partido. La rompió Valverde desde la frontal, el balón rebotó en rivales para caer en bandeja de oro a Bellingham, que prolongó su sueño de madridista.

Autor

By EFE

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *