• Lun. Feb 26th, 2024

Cuando la mente tiembla: más allá de los síntomas, historias humanas

Por Naomi Lucas, Dafnee Mojica, Karla Rojas y Daniela Cruz

“Había un mar bello que para mí eran inquietantes aguas, me refugié en tu hombro

buscando calma y no encontré. ¿Por qué el mundo desconocía mi dolor si era evidente?”

(Liz Rom, 2020)

Imagina un hilo invisible que atraviesa las fibras de tu ser, tensando tu cuerpo, como si una cuerda que resuena dentro de él con cada latido acelera tu corazón. La ansiedad, es ese misterioso laberinto de emociones y se presenta como un eco constante que se refleja en tu mente, teje susurros de inquietud y traza sombras agobiantes en el lienzo de tus pensamientos.

Es como si una multitud de mariposas revoloteara constantemente en tu estómago, una sensación que se aferra y se enreda, convirtiéndose en un nudo que se niega a desatar su presión; el aire parece más pesado, como si cada inhalación fuera una lucha, un desafío contra una invisible resistencia y que sientes que no va a parar.

Datos cruciales

En México se entreteje una realidad oculta: la compleja tela de la salud mental. Según la Encuesta Nacional de Epidemiología (2021), el país enfrenta un panorama marcado por un inquietante dato: la ansiedad, como un lioso laberinto emocional, que afecta a un abrumador “19.3% de la población adulta, con síntomas de ansiedad severa, mientras otro 31.3% revela síntomas de ansiedad mínima o en algún grado”. Un desafío invisible que se proyecta sobre la gran mayoría, atrapándolos en sus persistentes enredos.

En el trasfondo de las estadísticas, se revela un segundo capítulo en esta narrativa de la salud mental: los trastornos afectivos, perseguido por la presencia sombría de la depresión y las fobias, que asumen un papel destacado en la escena del bienestar psicológico en México.

La infancia y la juventud, en su trayecto hacia la madurez, enfrentan este complejo enlazado. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2021, afirman que, en el viaje de la niñez a la adultez, el 10% de estos jóvenes, niños y adolescentes se topan con los desafíos de la salud mental en sus variadas formas. Sin embargo, una nota repetida y que resuena en este relato: la mayoría de estos inquietos corazones nunca reciben la atención necesaria.

Entre risas inocentes y miradas curiosas, se ocultan tormentas emocionales que quedan sin explorar, voces interiores que claman por ayuda en un mar de silencio. El telón de la atención mental, pesadamente cerrado para muchos, deja al descubierto una brecha abismal en la provisión de cuidados, sumiendo a generaciones enteras en la penumbra de la falta de apoyo.

La atención a la salud mental se posiciona como un tema crucial, un eco persistente que pide a gritos una respuesta colectiva. Se necesita una red de apoyo construida con comprensión y acciones concretas, para darle a cada persona ansiosa el respaldo que tanto necesita.

Camino hacia la esperanza

En la colonia La Reserva ubicada en el municipio de Villa de Álvarez, Colima, Kimberly Vázquez, una joven de 20 años que abandonó el estudio por cuestiones personales y desde entonces se ha dedicado a trabajar para así sustentarse y apoyar a su madre. Lleva en su espalda el peso de cargar durante muchos años su ansiedad.

Kimberly comparte fragmentos de una vida marcada por su angustia mental, un diagnóstico que surgió en su adolescencia, pero cuyo origen se enlaza en un entretejido más complejo de experiencias y emociones.

“Mi relación con la ansiedad comenzó a los 15 años”, susurra con un tono simple, su mirada revela más que sus palabras. “Fue como si algo se hubiera encendido de repente. Todo cambió”.

En palabras tímidas y miradas voladas, Kimberly, confesó que el desencadenante de su ansiedad fue un evento devastador: el abuso por parte de un vecino. El camino hacia la terapia fue muy doloroso, buscando ayuda inicialmente en el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) después de denunciar dicho acto del cual fue víctima: “Empecé a tener problemas para respirar, taquicardias… se sentía como si el mundo se cerrara de golpe “.

A su dolor, se une la pérdida de una amiga significativa en su vida, que la llevó a buscar una atención más especializada: “Fue entonces cuando busqué una terapeuta y una tanatóloga”, confiesa y su respiración se agita, como si estuviera recordando esos tiempos sombríos.

Menciona la lucha en su calidad de sueño, donde el insomnio, el llanto y las emociones se entrelazaban, llevándola a depender de pastillas para dormir, buscando una conexión efímera con su mejor amiga, buscándola en sueños para así seguir vivazmente recordándola.

“Es complicado, llega un punto donde ni los medicamentos funcionan. Es terapia constante, pero a veces… a veces es agotador seguir”.

En medio de esta tormenta, destaca el apoyo inquebrantable de su madre:

“Mi mamá es mi salvavidas” conmovida añade: “En las noches más oscuras, ella está ahí. Si me despierto llorando, si me siento perdida, ella es quien llama a mi psicóloga, quien me lleva a la clínica… ella siempre está”.

La ansiedad ha dejado una huella profunda en cada aspecto de su vida. Impactó con su salud física, generándole anemia y requiriendo tratamientos médicos. En el trabajo, cada desafío parece magnificado, y la desconfianza se interpone en sus relaciones personales.

“Sí ha habido avance”, menciona con una pizca de esperanza. “Hace tiempo no podía hablar, ni levantarme de la cama… pero ahora, aunque sea difícil, siento que estoy avanzando”.

El relato de Kimberly es un testimonio valiente de mismos casos dentro del porcentaje en mexicanos que padecen estos abismos mentales, hace una invitación a mirar más allá de las sombras, encontrando apoyo en aquellos que están dispuestos a escuchar y sostener en este laberinto de emociones.

“Siempre buscar a alguien, en algún momento llegará alguien que te quiera ayudar. A veces, en la crisis, sientes que no tienes a nadie, pero yo sé de corazón que solo así se puede.”

Explorando los laberintos mentales

“Las enfermedades de la mente se manifiestan en trastornos de conducta, pensamientos y emociones”. En la entrevista con el Doctor Héctor Luquín, se sumerge en la complejidad de la enfermedad psiquiátrica, centrando su enfoque en el trastorno de la ansiedad; un lio emocional que afecta a muchos.

El especialista destaca uno de los principales detonantes de esta epidemia emocional: Covid-19

“Después de la pandemia todo esto cambio, veíamos que en los libros que la prevalencia de ansiedad iba aumentando con la adolescencia, no veíamos tantos casos de niños y ahorita estamos viendo muchos casos, que, tienen trastornos de ansiedad de diversos tipos y esos mismos trastornos de ansiedad terminan por desencadenar también un trastorno depresivo, entonces… ahí se nos juntan mucho los síntomas y es algo que no se visibiliza como sociedad”.

En el 2022, la OMS reportó durante el primer año de pandemia, un alarmante incremento del 25% en ansiedad y depresión a nivel mundial. El informe identifica los grupos más afectados e indica cómo la disponibilidad de servicios de salud mental se vio alterada durante este período.

“La desregulación de neurotransmisores en el cerebro juega un papel crucial en estos casos”, señala con calma mientras ilustra la importancia de la química cerebral en la ansiedad. Menciona cómo una alteración en la serotonina, conocida como el neurotransmisor relacionado con el bienestar y el estado de ánimo, y la noradrenalina, asociada con la respuesta al estrés, puede desencadenar manifestaciones psiquiátricas, desde taquicardias hasta sensaciones de ahogo y sudoración excesiva. Estas sustancias químicas cerebrales, cuando se encuentran fuera de equilibrio, pueden contribuir significativamente a la intensificación de los síntomas ansiosos.

Las raíces de la ansiedad se ramifican en múltiples direcciones, según el experto. Desde un entorno propenso a la ansiedad, marcado por la falta de comunicación y relaciones tensas en la familia, hasta una predisposición genética que tiende a desatar estas tormentas internas: “La carga genética y los patrones aprendidos en el hogar pueden ser catalizadores significativos para el desarrollo de la ansiedad en individuos vulnerables”, subraya el psiquiatra, basado en sus años de experiencia.

Mientras que Kimberly experimentaba un sinfín de desregulaciones, explicadas ya por el Dr. Luquín, otro caso se sumaba al porcentaje de padecimientos en mexicanos:

Yazmin Gallardo. Sentía que se ahogaba en vida…

Más allá del silencio

“Verás a otros vivir, mientras tú no entiendes el motivo de estar viva. Te dirán que no es tu culpa. No sabrán que tras levantarte de la cama existe siempre una disputa; dejarte morir o fingir vivir entre los sanos” ( Liz Rom, 2020)

En el silencio de su lucha interna, Yazmin Gallardo, una joven estudiante de 20 años comparte su historia, una vivencia íntima marcada por el torbellino de la ansiedad. Como una sombra que la persiguió desde la infancia. Yazmín revela haber enfrentado un intento de abuso por parte de alguien cercano a ella, un trauma que, en su inocencia infantil, pasó desapercibido. Hasta ahora.

A medida que creció, se vio envuelta en relaciones marcadas por la manipulación y los intentos de abuso, mala hierba que prosperó en inseguridades corporales arrastradas desde temprana edad. Con valentía, Yazmín, abrió las puertas de su historia y de su corazón en busca de ayuda psiquiátrica y psicológica a los 19 años, donde finalmente comprendió el alcance de los sucesos que la habían marcado. Su relato, entrelazado con ataques de ansiedad, depresión y oscuros pensamientos suicidas, pone de manifiesto la necesidad de abordar las secuelas de traumas silenciados y la importancia de brindar apoyo a aquellos que luchan en las sombras de la ansiedad.

“Vivir con ansiedad y depresión ha sido un momento muy conflictivo para mí. El problema no solo afecta mi vida, sino también a las personas que me rodean. La comunicación se vuelve un desafío; cerrarme emocionalmente y no poder expresar lo que sucede, todo se acumula en la comezón, en encajar las uñas, en la dificultad de respirar durante los ataques de ansiedad. No todos comprenden este punto de vista, lo que hace que la comprensión sea difícil. Ha afectado mi sueño; pasaba las noches llorando, incapaz de respirar adecuadamente en las madrugadas. Es un conflicto que perdura hasta el día de hoy.”

En casos como el de Yazmin, la ansiedad está presente en sus diversas formas y rostros, se convierte en un intruso persistente que busca desequilibrar tu ser. Se disfraza de preocupaciones cotidianas o se desata como una tormenta repentina y desbordante.

También es un recordatorio de la complejidad humana, de la capacidad de enfrentar desafíos internos con valentía y empatía, de sentir, momentos que fueron difíciles, como declaró Yazmin:

“Al principio fueron los atracones, comía impulsivamente para llenar un vacío en mi estómago. Luego, noté que en momentos de estrés o al recordar sucesos dolorosos, mis uñas se clavaban en mis palmas, marcándolas. En medio de las crisis de ansiedad, me rascaba los brazos, causándome ronchas. La desesperación me llevaba a querer gritar, morder todo, era abrumador. No sabía controlar mi respiración en ese momento, algo que aprendí después. Física y emocionalmente; me alejé de mis amigos, lloraba constantemente y sentía una desesperación intensa en el pecho. No poder controlar esas emociones afecta gravemente la salud”.

Yazmin decidió dejar su tratamiento psiquiátrico debido a la fatiga de depender de medicamentos. Esta elección desencadenó síntomas de abstinencia, como palpitaciones, náuseas y mareos, que persistieron durante un mes. Aunque enfrentó dificultades, esta experiencia destacó la necesidad de abordar la salud mental de manera integral.

“Dejar mi proceso psiquiátrico fue el peor momento de mi vida. Experimenté abstinencia con síntomas intensos durante un mes. Aunque el medicamento es solo un pequeño porcentaje, no debemos descuidar estos procesos, ya que nuestro cuerpo lo necesita. No dejen sus procesos a un lado, incluso si se sienten agotados, porque son valiosos y necesarios en la vida diaria.”

Transmite un mensaje para quienes se encuentran en sintonía con su situación:

“Mi consejo es superar los tabúes sobre la ayuda psiquiátrica y psicológica. Es un mantenimiento constante, no una debilidad. Debemos dejar atrás las opiniones negativas y entender que buscar ayuda es una decisión personal. Ir al psicólogo o psiquiatra no te hace una persona ‘loca’, sino que te ayuda a comprender tus problemas y manejarlos. Buscar ayuda profesional es esencial para una mente abierta y abordar las raíces de los problemas”.

Tratamientos y métodos eficientes

La ansiedad, como una sombra persistente, se extiende más allá de la esfera del sueño. El Doctor Luquín ilustra cómo puede perturbar relaciones familiares y sociales, afectar la esfera laboral y académica e incluso entrometerse en la vida sexual de las personas. Desde evadir lugares que desencadenan episodios ansiosos hasta generar un ambiente tenso y sobreprotector en el entorno familiar, la ansiedad tiñe múltiples aspectos de la existencia.

“La colaboración estrecha entre la psicología y la psiquiatría es fundamental”, destaca el doctor. Explica cómo la psiquiatría, como rama médica, se enfoca en buscar posibles enfermedades subyacentes que puedan manifestarse como ansiedad, mientras que la psicología clínica complementa este abordaje con tratamientos psicoterapéuticos el especialista menciona su labor en especial como psiquiatra: “nosotros dejamos temporalmente un medicamento y se los quitamos, ya con el seguimiento que llevo con psicología es como logramos que el paciente se mantenga estable más tiempo”.

En situaciones de ansiedad grave, la búsqueda de ayuda psiquiátrica y psicológica se convierte en un pilar fundamental para la recuperación. La intervención profesional no solo brinda herramientas efectivas para gestionar los síntomas, sino que también ofrece un espacio seguro para explorar las causas subyacentes del malestar. Acudir a profesionales de la salud mental no solo es un acto de valentía, sino también un paso esencial hacia la comprensión, el apoyo y la construcción de una base sólida para la salud emocional a largo plazo.

Mientras que Kimberly enfrenta un camino particular; Su madre compartió su experiencia durante este difícil proceso con la ansiedad, describiéndolo como una dualidad entre lo fácil y lo difícil. Expresó su firme compromiso de apoyar a su hija, destacando la necesidad de verla bien y la complejidad de encontrar la forma adecuada de respaldarla. También, elogió su dedicación al trabajo. Aunque sus sentimientos a veces la han afectado, la madre se alegra de que haya buscado ayuda profesional, incluida una tanatóloga, y haya aceptado el apoyo médico necesario.

“Deseo que pronto pueda dar un paso más todavía Kimberly en su proceso, en su caminar con todo esto para que siga disfrutando lo que hay aquí en el mundo”. Mostró la profunda admiración por la valentía y resiliencia de Kimberly al enfrentar los desafíos y expresó su deseo de que Kimberly continúe avanzando en su proceso, disfrutando del presente y persiguiendo sus sueños, reiterando su apoyo incondicional como familia.

“Que tenga muchos anhelos y luche por cumplir sus metas sus sueños y deseo pues que los cumpla los realice y aquí voy a estar para apoyarla yo, su hermana y la familia. La queremos mucho, en las buenas y en las malas”.

Las vivencias de Kimberly y Yazmin se reflejan de manera similar, pero teñidas con las experiencias únicas traídas por estos padecimientos mentales. Yazmin, se sumerge en un caso distinto contando con el apoyo de su madre y hermana, una lucha interna de matices diferentes, que la hicieron dejar voluntariamente su tratamiento.

Entre el silencio denso de la ansiedad y la depresión, surge la historia única de, una persona cuyo viaje a través de la oscuridad tomó un giro inesperado: la expresión de su dolor a través de la poesía.

Trastórnica: versos con sabor a mí

SOMBRA 6

Un charco espeso se inyecta en la mente

sabes que tienes corazón sólo

porque lo sientes latir.

Una bruma de hostilidad se instala en el pecho

nada hay que de ahí la mueva

terror taciturno que en el día avanza

una culpa vacía donde los cuervos anidan su dolor.

Yo duermo, la vida pasa, yo duermo,

el hastío se acumula en mi silencio

la vida pasa, yo duermo.

¿Qué hay más allá que otros ven y yo no puedo?

¿Qué tiene la vida que los otros la encuentran tan atractiva?

Sé que me juzgan, me aman, pero me juzgan.

me juzgan por no saber escuchar el encanto de la vida,

los detalles genuinos de cada cosa.

Pero yo, yo estoy tan sola en mí,

con tanto miedo al deseo de morir.

Deseando comprender la vida o siquiera

deseando querer quererla.

Y sé que me juzgan, me aman, pero me juzgan

anhelan pintar su felicidad en mí

que yo también sienta ese aire de sol

despertar mis quimeras.

Pero lo que no saben es que yo también sueño,

sueño que despierto y la bruma se ha ido

que el nido de cuervos es un bello santuario de mariposas,

sueño que despierto y el terror ha encontrado lejos de mí

un mejor sitio o mejor aún

se ha desvanecido para no lastimar a nadie.

Sueño que canto y río como en los tiempos de antaño

que soy Lizeth de nuevo y no una versión tramposa del miedo

que el miedo al deseo de morir se apaga

con la luz que dentro mío enciendo.

Lizeth Alejandra Romero, egresada de la Facultad de Letras y Comunicación, escribió un poemario desde su experiencia personal y creatividad para dar vida a “Trastórnica”, que se funda como un testimonio íntimo de su travesía por la salud mental.

Emociones donde la joven poeta, destila el dolor en cada verso, transformándolo en una expresión de fortaleza y resistencia. En el prólogo del poemario, revela el origen sin intención de su obra, que, en el transcurso, formó propósitos significativos surge la capacidad de crear calma a partir del dolor, desde las profundidades de su estado de salud, consciencia y experiencias de vida.

“La poesía cura el alma”, menciona Lizeth en el prólogo de su poemario. “Es una frase que llevo tatuada en la piel, una frase que se convirtió en praxis y que hoy, a mi versión actual, repito con entusiasmo. ¿Cómo logró la poesía curarme el alma? No sé, pero sucedió; profeta de mi filosofía, de esta manera tan firme que tengo…”

En su relato, la poesía se convierte en una herramienta transformadora, capaz de cambiar el sufrimiento en una fuente de serenidad. Lizeth, no solo cuenta su historia, sino que comparte el proceso de cómo la poesía se convirtió en una práctica fundamental en su filosofía de vida, una fuerza que le permite confiar y dudar de manera firme.

“Trastórnica” no busca ser un salvavidas para aquellos que luchan con trastornos mentales. Lizeth aclara que su obra no está diseñada con la intención de proporcionar consuelo, comprensión o reconocimiento a quienes comparten sus mismos oscuros pensamientos. Más bien, el poemario se gestó desde la sanación, desde el lado luminoso de la sombra.

En sus palabras, Lizeth expresa que “Trastórnica” no se propone salvar vidas, pero sí tiene un propósito, uno que se gestó desde la perspectiva de la luz. Aunque no busca cambiar el curso de pensamientos oscuros, aspira a ofrecer dosis mínimas de empatía y compañía a aquellos que se sumergen en el abismo de la incomprensión. Cada verso distorsionado en la verdad de Lizeth espera resonar con aquellos que se sienten incomprendidos, ofreciéndoles un destello de conexión en medio de la oscuridad. De saberte decir: Estoy aquí y te entiendo. Abrazo tu dolor.

Apoyar a alguien que experimenta ansiedad es esencial para su proceso de recuperación. En momentos cruciales, el respaldo de amigos, familiares y profesionales marca la diferencia. La detección temprana de los síntomas es clave, y en este contexto, el psicólogo especialista ofrece perspectivas valiosas. Resalta la importancia de reconocer las señales de ansiedad y cómo un apoyo compasivo puede facilitar la detección temprana.

Apoyo y detección temprana

El psicólogo Pablo Acosta, que pertenece al Clínico Universitario de Atención Psicológica (CUAP), invita a los estudiantes de la Universidad de Colima a utilizar los servicios de la clínica para abordar situaciones personales. Brindan distintos servicios para la comunidad estudiantil, como sesiones de bajo costo y de fácil accesibilidad a través de llamadas, correos electrónicos o acercándose al orientador educativo. Acosta, alienta a los interesados a buscar ayuda en la CUAP para abordar sus situaciones personales.

Insiste que identificar los síntomas a tiempo es crucial para ofrecer intervenciones eficaces. Al trabajar en conjunto, apoyo y profesionalismo pueden igual el camino hacia la gestión efectiva de la ansiedad y la construcción de una base sólida para el bienestar emocional.

Los síntomas más comunes de la ansiedad, según el psicólogo Pablo Acosta, incluyen nerviosismo, palpitaciones, taquicardia, dificultad para respirar y sudoración. Estos síntomas suelen exteriorizarse en situaciones de amenaza percibida, como los estudiantes antes de un examen difícil. Además, destaca la presencia de pensamientos excesivos e intrusivos con tendencia a ser catastróficos, donde la persona anticipa lo peor.

“Cuando se aborda un trastorno de ansiedad, se enfoca en el diagnóstico que sigue ciertos criterios temporales y características definidas en manuales como el Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos mentales Quinta edición (DSM-5), así mismo el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades 11.a revisión (CIE-11)”

 “Se diferencia de la ansiedad normal por la persistencia elevada de los síntomas, incluso sin una amenaza inmediata, y la dificultad para controlarlos. El apoyo de familiares y amigos es crucial, y se recomienda que se familiaricen y sensibilicen sobre el tema y la importancia de ser empáticos, escuchar las necesidades individuales y no minimizar las sensaciones… pregunten cómo pueden ayudar de manera específica, reconociendo que cada persona puede necesitar un tipo diferente de apoyo”.

Acudir a expertos en salud mental no solo es un acto de autocuidado, sino también un paso significativo hacia la construcción de una vida más equilibrada y plena.

La importancia de cuidar la salud mental

La orientación de expertos en salud mental no solo es un acto de valentía sino una inversión crucial en nuestra propia estabilidad emocional. Estos profesionales no solo están equipados para abordar trastornos específicos, sino que también ofrecen un espacio seguro y comprensivo para enfrentar las complejidades de la vida cotidiana. Reconocer la importancia de la salud mental y acceder a la ayuda de profesionales no solo promueve la autorreflexión y el autoconocimiento, sino que también contribuye a forjar una sociedad más compasiva y empática.

La Secretaría de Salud del Gobierno del Estado de Colima, el 13 de marzo de 2023, anunció medidas significativas para abordar la salud mental en el Estado.

Anunció que los trastornos mentales ahora pueden ser atendidos desde el primer nivel de atención, incluyendo los centros de salud, así como en los Centros de Atención Primaria de las Unidades de Especialidades Médicas (UNEME-CAPA) en Colima, Tecomán y Manzanillo.

La Comisión de Salud Mental y Adicciones resaltó la importancia de estas acciones, especialmente al considerar que los problemas de salud mental afectan notablemente al grupo de jóvenes. Se destacó la alta prevalencia de trastornos mentales en este grupo de la población, aunque se subrayó que, ilógicamente, son quienes menos utilizan los servicios de salud mental.

La comisión también hizo en las disparidades de género en la prevalencia de trastornos mentales, señalando que las mujeres presentan tasas más altas de depresión, ansiedad, bipolaridad y trastornos de la conducta alimentaria. De acuerdo con datos recientes de la Encuesta de Epidemiología Psiquiátrica (2021), la prevalencia de la depresión en mujeres alcanza el 10.4%, mientras que en hombres es del 5.4%. Estos números subrayan la necesidad de abordar de manera específica y equitativa las diferentes manifestaciones de los trastornos mentales en la población.

No estás solo

La ansiedad destaca su impacto en la vida diaria de las personas, revelando su alcance a través de testimonios y cifras significativas en la sociedad mexicana. Desde experiencias personales hasta perspectivas expertas, se subraya la urgencia de comprender, reconocer y abordar la salud mental, específicamente la ansiedad, como una prioridad esencial.

Los relatos personales de Kimberly y Yazmin ofrecen una mirada íntima a cómo la ansiedad ha influido en sus vidas, destacando la importancia del apoyo tanto familiar como profesional en sus procesos de recuperación. Además, se presenta el caso de Lizeth, cuya expresión artística mediante la poesía proporciona una perspectiva creativa y terapéutica en su lucha contra la ansiedad.

El enfoque principal del reportaje reside en el impacto cotidiano de la ansiedad, desde sus manifestaciones físicas y emocionales hasta los desafíos para acceder a la atención médica adecuada. Se destaca cómo diversos factores, como experiencias traumáticas, predisposiciones genéticas, contexto social y los efectos de la pandemia de COVID-19, han contribuido al aumento de casos de ansiedad.

Si te encuentras atravesando una situación abrumadora de ansiedad, es fundamental que busques ayuda profesional. No ignores las señales: si experimentas ansiedad en momentos inapropiados, sufres ataques recurrentes o enfrentas estrés constante, considera la posibilidad de consultar a un profesional de la salud mental. No minimices lo que sientes y recuerda que la salud mental no debería quedar olvidada en un segundo plano. Si conoces a alguien cercano que pueda estar lidiando con la ansiedad, sugiere y apoya la búsqueda de ayuda.

La información y el conocimiento son herramientas poderosas; difundir estadísticas y concientizar a la sociedad puede contribuir a reducir el estigma en torno a la ansiedad. Juntos, podemos construir un entorno de apoyo que fomente la salud emocional y el bienestar de todos.

Multimedia:

https://drive.google.com/drive/folders/1yfNuYbWYIMJ8Hi2jZU83O1x3fVHSzQQq

Glosario:

https://drive.google.com/drive/folders/1lCACfz4rfohx_FK885NHnPHtSDC_Xc_J

“Transtórnica” poemario de Liz Rom:https://drive.google.com/drive/folders/1FUeOrO5e3h0UrJnvMbVFY4ek_H0Pemi7?usp=sharing

Tips sobre la ansiedad

Datos importantes

Reacciones ante la ansiedad

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *