• Dom. May 19th, 2024

Los riesgos ocultos detrás del arte del tatuaje: una advertencia médica urgente

El deseo de expresión personal a través de los tatuajes ha sido una práctica arraigada en diversas culturas a lo largo de la historia. Sin embargo, el director del Centro Estatal de Hemodiálisis, el médico nefrólogo Luis Antonio Bermúdez, lanzó una advertencia contundente sobre los riesgos que implica ese arte para la salud.

El tatuaje, dijo, es considerado como una expresión social y cultural, e implica la inserción de sustancias colorantes bajo la epidermis de la piel mediante la perforación con instrumentos punzantes. A lo largo de más de 5 mil años, esa práctica ha evolucionado, pero su impacto en la salud sigue siendo motivo de preocupación.

En una entrevista, Bermúdez señaló que investigaciones recientes, como las realizadas por el experto en toxicología Norberto Alarcón Herrera, han revelado la presencia de efectos citotóxicos y genotóxicos en las células sanguíneas y linfocitos humanos expuestos a componentes de las tintas utilizadas en tatuajes.

Esos hallazgos subrayan la importancia de considerar los riesgos asociados antes de decidirse por un tatuaje. En México, donde aproximadamente 1 de cada 10 personas tiene un tatuaje, según datos del Conapred de 2015, la preocupación por los posibles efectos tóxicos de los ingredientes utilizados en las tintas para tatuajes está en aumento.

La revista Lancet de Medicina Interna ha documentado investigaciones sobre riesgos toxicológicos, incluyendo la fototoxicidad y la migración de sustancias tóxicas.

El impacto del tatuaje en el cuerpo va más allá de la mera decoración. Estudios han demostrado la presencia de metales como aluminio, cromo, hierro, níquel y cobre en la piel y los ganglios linfáticos de personas tatuadas. Esos elementos, junto con pigmentos insolubles y dispersantes presentes en las tintas, plantean preocupaciones sobre posibles efectos a corto y largo plazo.

Además de los riesgos toxicológicos, el tatuaje puede desencadenar reacciones alérgicas, infecciones bacterianas y virales, así como enfermedades del riñón y otras afecciones graves. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no prohíbe el tatuaje, pero recomienda precaución y el uso de tatuadores y materiales certificados.

En conclusión, Bermúdez señaló que el arte de tatuar puede tener consecuencias graves para la salud si no se realiza con precaución. Se insta a la población a tomar decisiones informadas y a utilizar tatuadores registrados y lugares seguros para minimizar los riesgos asociados con esta práctica milenaria.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *