• Mié. May 22nd, 2024

ARTÍCULO: Renato Cisneros: “Perú es un país polarizado”

PorEFE

Abr 12, 2024 #Opinión

Por Rosa Díaz

El caso Rolex volvió a poner a Perú en primera página de la actualidad, pero según el escritor peruano Renato Cisneros la fuerte polarización de la sociedad, tan presente en los conflictos de este país que llenan las portadas en los últimos tiempos, viene de lejos y “obedece a la compleja historia del nacimiento de la República”.

“Perú nació con bandos muy enfrentados. En un país tan centralizado, todo lo que Lima representa encuentra siempre un antagonismo en lo que representan los Andes y las culturas originarias. En un país con esa falla tectónica de origen es más fácil que se monte el discurso de la polarización”, señaló Cisneros.

La fractura de la política peruana fue uno de los aspectos que se abordaron esta semana en Casa de México, en Madrid, dentro del encuentro de creadores iberoamericanos “Con Acento”.

Tras la mesa redonda sobre polarización en la que participó Cisneros junto a la escritora mexicana Jazmina Barrera, el escritor y periodista peruano afincado en Madrid comparó los 2 países que mejor conoce, el de nacimiento y el de residencia, y concluyó que hay una tendencia global y que “la mayoría de las sociedades del mundo están enfrascadas en este diálogo cortado”.

Pero, a su vez, cada país tiene su particular manera de hacer oídos sordos a los oponente y, en Perú, se suman varios factores: “Si tenemos en cuenta su nacimiento enconado, periodos de gobierno fallidos, las consecuencias de la pandemia y gestiones políticas que no han solucionado la brecha de la pobreza, el resultado es que tenemos más posibilidades de agarrarnos a cabezazos y odiarnos los unos a los otros”.

Al margen de las diferencias entre países, lo que une a todas las polarizaciones actuales es “la falta de espacios públicos en los que los adversarios puedan coincidir”.

En Perú solo se puede hablar de fútbol y gastronomía

“En Perú, la única conversación que nos une es la gastronomía y la selección de futbol -comenta-. Salvo en estos 2 temas, no hay diálogo. La gente evita hablar de política y religión para tener la fiesta en paz”.

En su opinión, la pandemia vino a acelerar procesos que ya estaban en marcha, como la polarización y el crecimiento de la violencia.

Precisamente, la violencia es el tema central de su último libro, El mundo que vimos arder, que narra en paralelo una historia de nuestros días y otra ambientada en la Europa de la Segunda Guerra Mundial.

Los discursos de odio en las redes sociales

En ambos relatos hay “una espiral de violencia y una reflexión sobre qué podemos hacer cada uno de nosotros para no entrar en ella -aclara-. Nosotros no podemos detener el bombardeo de Gaza o la guerra de Ucrania, pero podemos abstenernos verter odio en las redes sociales”.

En Latinoamérica, una de las causas de la violencia de nuestros días es el narcotráfico, constata el autor, “un flagelo irreductible que en los últimos años no ha hecho nada más que crecer hasta encontrar representación política”.

Es este tema, “el gran problema es la falta de presencia del Estado, su debilidad para custodiar fronteras, para identificar a las bandas y hacer trabajo de inteligencia”.

Los pactos con el narcotráfico

Ante esta impotencia, “lo que hacen los gobiernos latinoamericanos es transar con los narcotraficantes, como López Obrador con los cárteles mexicanos o Bukele, que aparentemente ha puesto mano dura, pero lo que se denuncia desde El Salvador es que también ha pactado con los líderes de los grupos”.

“Finalmente, lo que hay es un abandono del Estado de su territorio -lamenta-, porque los políticos están más concentrados en sobrevivir ellos mismos políticamente que en soñar una sociedad”.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Por EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *