• Jue. Jun 13th, 2024

Retoman migrantes práctica de subir a los trenes para llegar a Ciudad Juárez

Cientos de migrantes suben de nuevo a los trenes de carga para llegar a Ciudad Juárez, en la frontera de México con Estados Unidos, para evadir los crecientes operativos del Instituto Nacional de Migración (INM) y los peligros del desierto.

Pero a su llegada a la urbe, limítrofe con El Paso (Texas), los extranjeros afrontan un ambiente “más hostil” por el “hostigamiento” del INM y la Guardia Nacional de México, además de más barreras para cruzar a Estados Unidos, según denunciaron a EFE.

Pablo, de Venezuela, llegó con un grupo de unas 200 personas que al bajar del ferrocarril e ir a la frontera descubrieron que primero deben evadir a la Guardia Nacional mexicana y a los agentes del INM que custodian el fronterizo río Bravo o Grande.

Después, hay que cruzar la barricada de alambre de navajas que colocó el gobernador de Texas, Greg Abbott, y una malla ciclónica vigilada por la Guardia Nacional texana y la policía de ese estado.

El suramericano contó que los operativos del INM para bajarlos del tren fueron constantes y el último de ellos ocurrió 52 kilómetros al sur de Juárez, donde el Ejército mantiene un punto de revisión antidrogas.

“Allá la migra nos quiso bajar, pero nosotros nos resistimos y no nos quisimos bajar del tren. Ellos nos decían que nos bajáramos porque nos querían dar apoyo, pero el apoyo es que nos iban a regresar pa’ Tapachula (en la frontera sur de México)”, narró Pablo.

El venezolano y sus compatriotas buscan evadir los peligros de la carretera de Chihuahua a Ciudad Juárez, donde el domingo aparecieron 9 cuerpos asesinados, lo que la autoridad relacionó con el tráfico de personas.

“Vamos con Dios protegidos con Dios, siempre con Dios, siempre pa’ delante, nosotros vamos con Dios, con Dios nada es difícil”, agregó Pablo.

Aceleran operativos migratorios

El INM rescató y disuadió a más de 27 mil migrantes para bajar de los trenes de carga en octubre y septiembre pasados, cuando comenzaron los operativos después de que la empresa Ferromex suspendió 60 ferrocarriles por la presencia de más de 4 mil migrantes en los carros y las vías.

El Gobierno de México ha reforzado los controles tras la subida del 77% en la migración irregular en 2023, cuando detectó más de 782 mil personas en esta situación.

“Solamente le doy gracias a Dios que estoy viva, yo y mis hijos. Vengo con mis 3 hijos y mi esposo, nos trataron ‘malísimo’ como siempre los de Migración, por supuesto. Querían llevarse solo a los niños, había mujeres embarazadas, mujeres discapacitadas”, comentó ahora Alondra, otra venezolana.

Mientras que Alejandra Hernández, también de Venezuela, dijo desconocer todas las barreras nuevas que están en la frontera entre Juárez y El Paso.

“Aún no sabemos qué vamos a hacer, vamos a tomar la decisión correcta, viajamos 16 horas en el tren. No es nada fácil montarse en ese tren, mucho frío, con miedo de caernos de allá arriba, pero para nadie es un secreto”, señaló.

Autor

Por EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *