Jue. Jun 20th, 2024

COLUMNA: Cotidianas

Por Redacción May16,2024

Colima, el otro

Por Jorge Vega

Mientras escuchaba una de las obras musicales que interpretaron durante el concierto con causa de este lunes, de pie en un Foro “Pablo Silva” lleno, sentí no sólo que estaba en otro lugar, otro país, sino que el Colima de mi infancia ya no existía más.

Fue tal vez el coro de niños, la orquesta de jóvenes tocando violines, chelos, un piano y guitarras, o la chica que los dirigía, jovencísima, de espaldas y vestida de negro. En otros años, mis años de infancia, nada de esta cotidianidad existía. Tal vez el Coro de Niños Cantores, pero sólo cantaba en las iglesias.

No era común ir a un concierto o dos por semana, al teatro, o que tantos niños y jóvenes supieran de música y tocaran instrumentos complicados como el violín. Nuestros temas de conversación, nuestras preocupaciones eran otras. Sin internet y con dos canales de televisión que transmitían pocas horas al día, el ritmo era distinto, más lento, demasiado lento tal vez.

No digo que los tiempos idos fueron mejores. Sentí que estaba en un lugar al que ya no me ataban los recuerdos. Distinto. Cada nueva generación va creciendo encima de la anterior, capa tras capa, hasta que no es posible ver más los días, los lugares donde fuimos creciendo.

Los terremotos, las modas y la gentrificación han terminado por modificar, por desaparecer al Colima de los setenta, de los ochenta. Me gustan muchas cosas que han llegado con los años, como las construcciones más altas, más bonita; los teatros, los museos, las plazas comerciales, las avenidas más anchas, los restaurantes, los casinos y las canchas deportivas, pero no me siento en casa.

Ahora todo tiene causa, es orgánico, integral e incluyente, pero volátil. Para mí es como estar en un Mundo fuera de foco. Nadie tiene rostro, ni siquiera los criminales, y todo es rápido, demasiado rápido. Por eso me detuve, por eso me puse a escribir que mientras el concierto fluía y los papás y las mamás sonreían de orgullo, yo salí de casa.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Autor

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *